Indotel llevará el Internet a escuelas de comunidades apartadas

Por domingo 11 de diciembre, 2005

La red de Internet será llevada a las escuelas de comunidades remotas del país, como parte de la meta que ha trazado el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) para los próximos tres años. La medida será desarrollada por Indotel a través de la empresa telefónica israelí Bec Tel, la cual desarrolla la segunda fase del sistema nacional de telefonía rural.

La revelación la hizo el presidente del Consejo Directivo del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), doctor José Rafael Vargas, quien dijo que la meta de la institución que dirige es “que no haya una sola comunidad del país que no disponga, por lo menos, de un teléfono para hacer y recibir llamadas”.

Explicó que la empresa telefónica Bec Tel que instaló la segunda fase del proyecto Telefonía Pública Rural con una inversión de alrededor de 200 millones de pesos, seguirá expandiendo sus negocios en el mercado de las telecomunicaciones de República Dominicana, e incluso desarrollará la red de Internet en las escuelas de la zona rural del país.

Vargas hizo el señalamiento en una entrevista que concedió en su despacho al periodista Tony Arias Gil, para su divulgación este domingo en el programa Jornada Extra que se produce por el canal 2 de Teleantillas.

“El proyecto de telefonía rural se enmarca dentro de la estrategia del plan bianual (2005-2007) del Indotel, orientado a ir cerrando la brecha digital en el país, que como todos sabemos, es producto de la brecha social”, expresó.

Dijo que mientras en la Capital se encuentran personas que tienen dos y tres celulares, y hay una teledensidad de 45%, lo que quiere decir que de cada cien personas, 45 tienen acceso a las telecomunicaciones, en muchos campos no hay telecomunicación.

Agregó que, por ejemplo, en una comunidad apartada del país, en una comunidad remota, distante, no hay un teléfono celular, ni un teléfono público para hacer o recibir una llamada.

“Hay una desigualdad, hay un desequilibrio social y la meta de nosotros (Indotel) es ir cerrando, ir eliminando ese desequilibrio, que es el producto de la pobreza en que está sumergida la sociedad dominicana, a consecuencia de la mala distribución de los ingresos y de las riquezas”, enfatizó.

El también secretario de Estado, señaló que lo que Indotel está tratando es que no haya una sola comunidad en la República Dominicana, que tenga más de 300 familias, que no disponga de, por lo menos, un teléfono para hacer o para recibir llamadas.

Sostuvo que eso implica conectar al mundo de la civilización a los munícipes de esas comunidades para que tengan la posibilidad de estar siempre comunicados.

Destacó que hay más de dos millones de dominicanos que viven en Nueva York, Italia, Miami, España, Boston y diferentes países del mundo, así como otros que residen en distintas provincias, pero que sus familiares no tienen la oportunidad de comunicarse con ellos.

Explicó que en algunos casos, para comunicarse estos dominicanos tienen que trasladarse a distancia de hasta 40 kilómetros, utilizando un motoconcho, un caballo y teniendo que cruzar ríos y superar otras dificultades.

Vargas manifestó que Indotel dio una respuesta a esa situación con el proyecto de Telefonía Rural, el cual lleva el teléfono, en término inalámbrico, a la propia comunidad, ya que se alimenta de un circuito fotovoltáico o paneles solares, de la red pública y con baterías.

Destacó que primero se desarrolló de manera exitosa una primera fase con 500 teléfonos y que ahora, en la segunda etapa, se instalaron otros 1,750 teléfonos, a igual número de comunidades que tienen difícil acceso y sin ninguna conectividad, “donde la gente ha sentido que ese teléfono le significa la vida misma”.

Expansión del negocio: el Internet

El presidente de Indotel significó que el compromiso con la empresa Bec Tel que opera la segunda fase de los teléfonos rurales, implica mantenimiento permanente de las unidades telefónicas y que se mantenga durante diez años expandiendo la red, que no se quede en 1,750 teléfonos, sino que “pueda desarrollar el negocio en toda la geografía nacional, fundamentalmente en áreas rurales donde no hay servicios telefónicos”.

“De ahora en adelante, la empresa que se estableció (Bec Tel) puede seguir desarrollando la red, ya como empresa privada, como negocio, en otras zonas que no son donde ya se ha establecido”.

Explicó que esta empresa puede ahora seguir desarrollando la Internet, que es la segunda fase que introdujimos ahora. “Es decir, que ahora es telefonía rural, pero nosotros queremos que en las 1,750 comunidades también haya acceso al Internet, que las escuelas puedan tener Internet, de eso se va a encargar esa compañía y de seguir expandiendo la actividad en las demás comunidades donde no hay telefonía rural”, subrayó el funcionario.

¿Un paliativo a la brecha digital?

Al preguntársele si el proyecto de telefonía rural sólo significará un paliativo a la brecha digital, el secretario de Estado y presidente de Indotel destacó que la institución tiene metas muy claras al respecto, como parte del Consejo Nacional de la Sociedad de la Información.

“Nosotros pensamos que, por lo menos, el 60 por ciento de la población dominicana, en tres años, debe tener acceso a un teléfono, aunque sea un teléfono público”, precisó.

Vargas sostuvo que se proyecta además, que en los próximos 36 meses dos millones de dominicanos deben tener acceso al Internet.

Dijo que actualmente un millón 100 mil dominicanos acceden al Internet, lo que significa una teledensidad en República Dominicana de 45%, o sea, que de cada 100 dominicanos 45 tienen teléfonos.

Deploró, sin embargo, que haya un desequilibrio en esa teledensidad, porque la mayor parte de esos teléfonos se concentran en las zonas económicamente mejor favorecidas.

“La meta de nosotros es establecer un equilibrio, de que la telefonía y el Internet vaya a aquellos lugares donde no hay nada, y eso es lo que está propiciando este tipo de proyecto”, indicó.

Señaló que Indotel está encaminando esfuerzos, para que bajo el sistema de subsidio del Gobierno, vía Indotel y el Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones (FDT) que lo crea la ley 153, “se llegue a los sectores sociales más desfavorecidos”.

Resaltó que se busca, además, que detrás de estos planes el sector privado continúe desarrollando el negocio, yéndose a los lugares donde ahora no hay conectividad.