Insurgentes matan a 18 miembros de la seguridad y cuatro civiles

Por sábado 3 de septiembre, 2005

Bagdad, (EFE).- La insurgencia mantuvo su nivel de violencia en Irak al matar a 18 miembros de la seguridad en tres ataques diferentes en Baquba y sus inmediaciones, en el "triángulo suní", así como a cuatro civiles en Samarra, y secuestrar a un trabajador de una empresa estadounidense.

Al menos nueve policías y militares iraquíes murieron y otros dos resultaron heridos al ser atacado el convoy en el que se desplazaban por el noreste de Baquba, 65 kilómetros al noreste de Bagdad, según fuentes del ministerio de Interior.

Según su relato, el convoy conjunto de la policía y el ejército fue atacado hacia las 15.30 hora local (11.30 GMT) en las proximidades de la localidad de Behris, a 40 kilómetros al oeste de Baquba.

Insurgentes con "diversas armas" atacaron a los uniformados y el enfrentamiento terminó con la muerte de siete policías y dos miembros del ejército iraquí, detallaron las fuentes.

Con anterioridad, al menos nueve miembros de los cuerpos de seguridad del Estado fallecieron en dos atentados perpetrados en la localidad de Baquba.

Según la oficina de seguridad iraquí-estadounidense, los ataques tuvieron como objetivo un puesto de control de la policía iraquí y un convoy del nuevo ejército que circulaba por las proximidades de la citada ciudad.

El general Salem Salah, miembro de la oficina de seguridad conjunta, relató a EFE que seis policías perecieron cuando un grupo de insurgentes armados atacaron su puesto de control en la carretera que une la ciudad con Behris, al este de Baquba.

Tras el ataque, en el que también un policía resultó herido, fuerzas de la Guardia Nacional iraquí se desplegaron en la zona para evitar nuevos atentados.

El tercer incidente, que causó la muerte a tres uniformados, ocurrió cuando "un grupo armado atacó, con armas automáticas, a un convoy de guardias fronterizos" en Al Jalesh, en las proximidades de Baquba, dijo Salah.

Baquba está situada en el denominado "triángulo suní" que incluye además las ciudades de Ramadi y Faluya, la zona de mayor presencia de los grupos de la insurgencia que luchan contra las tropas estadounidenses e iraquíes.

Los grupos rebeldes suelen atacar a los miembros de los cuerpos de seguridad del Estado, a los que acusan de ser colaboradores de las "fuerzas de ocupación".

Los terroristas no apuntaron sólo contra los miembros de la Seguridad iraquí, ya que al menos cuatro civiles murieron en un ataque con proyectiles de mortero.

En Samarra, a 125 kilómetros al norte de Bagdad, cuatro ciudadanos iraquíes murieron y otros once resultaron heridos cuando varios proyectiles de mortero impactaron sobre un grupo de viviendas.

Según fuentes del ministerio de Interior, los heridos fueron trasladados al Hospital General de Samarra, que también fue objetivo de un ataque que sólo causó pequeños daños materiales.

Además, insurgentes secuestraron hoy a un trabajador iraquí de la compañía estadounidense "Lucent" en el barrio de Al-Dura, en el sur de Bagdad, según fuentes del ministerio de Interior.

Los insurgentes dispararon a las 14.00 hora local (12.00 GMT) contra el vehículo que conducía Lait Kadem Ghadban cerca de la mezquita de Hatem Al-Saadun antes de llevarle a un lugar desconocido.

Según las fuentes, la compañía estadounidense ha lanzado una campaña en la región con el objetivo de encontrar a su empleado.

Los funcionarios iraquíes también son objetivo frecuentes de ataques perpetrados por grupos de insurgentes que les acusan de "colaboracionistas con las tropas de ocupación".