Investigan a “marine” por robo de documentos en la Casa Blanca

Por jueves 6 de octubre, 2005

Washington, Un infante de Marina es investigado por sospecharse que robó documentos confidenciales de la Casa Blanca y que los entregó a las autoridades filipinas, informó la cadena estadounidense de televisión ABC News.

La Casa Blanca confirmó la información pero rehusó ofrecer más detalles porque el caso está bajo investigación de las autoridades federales.

El canal identificó al militar como Leandro Aragoncillo, de 46 años y originario de las Filipinas, quien trabajó entre 1999 y 2001 en la Casa Blanca, y hasta hace un tiempo formaba parte del personal asignado al vicepresidente de EEUU, Dick Cheney.

Aragoncillo, miembro del Cuerpo de Infantes de Marina de EEUU durante 21 años, se había convertido hace un año en analista de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Fuentes oficiales señalaron que ya había sido acusado el año pasado en el estado de Nueva Jersey de transmitir información confidencial sobre líderes políticos filipinos en este país a las autoridades de Manila.

Según un informe del FBI publicado el mes pasado, Aragoncillo fue contratado para trabajar en el Fuerte Monmouth del Ejército en Nueva Jersey en julio del año pasado y comenzó a entregar información y documentos confidenciales en enero de este año.

Parte de ese material fue dado a Michael Ray Aquino, un ex subdirector de la Policía Nacional de las Filipinas que vive en Nueva York, según el informe.

Aquino y Aragoncillo fueron arrestados el pasado 10 de septiembre y están detenidos a la espera de comparecer ante un juez federal, señalaron fuentes judiciales.

El portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, rehusó ofrecer más información porque "hay una investigación en curso y todas las preguntas deben ser dirigidas al FBI".

Por su parte, Brian Roehrkasse, portavoz del Departamento de Justicia, indicó que esa dependencia del Gobierno no haría comentarios sobre la investigación.

la cadena ABC no dijo cuál es el contenido de los documentos sustraídos y se limitó a señalar que son "clasificados" (reservados). EFE