Irán construirá nuevo reactor nuclear pese presión internacional

Por lunes 5 de diciembre, 2005

Teherán, 5 dic (EFE).- El régimen islámico de Irán construirá un nuevo reactor nuclear en el suroeste del país, pese a las presiones internacionales en relación con su programa atómico.Según informó hoy, lunes, la televisión estatal iraní, la decisión de construir la nueva central nuclear fue aprobada el domingo durante una reunión del Consejo de Ministros, encabezada por el presidente del país, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

El nuevo reactor será edificado en algún lugar no especificado de la provincia de Juzistán, en el suroeste del país (junto a la frontera con Irak), y se utilizará para la producción de energía eléctrica, añadió la fuente.

La emisora no dio a conocer más detalles sobre esta información, también transmitida hoy por la agencia estudiantil de noticias, ISNA.

"El gobierno, presidido por Mahmud Ahmadineyad, acordó la construcción de una central nuclear en la provincia de Juzistán utilizando tecnología iraní", reafirmó ISNA.

El régimen iraní había informado con anterioridad de que iba a construir una segunda planta nuclear en Bushehr (también en el suroeste, pero fuera del Juzistán), donde tiene su actual central nuclear del mismo nombre, y que podría producir energía eléctrica el año próximo.

Esta información aparece mientras crecen las presiones internacionales sobre Teherán en relación con sus programas nucleares, que Estados Unidos e Israel insisten en que tienen fines militares, lo que niegan los iraníes.

El jefe del Estado Mayor israelí, Dan Halutz, instó ayer a que la comunidad internacional continúe presionando a Irán para que no desarrolle su programa nuclear.

Además, el ex primer ministro israelí y principal aspirante a la presidencia del partido derechista Likud, Benjamín Netanyahu, no descartó bombardear las plantas nucleares de Irán, si vence en las elecciones del 28 de marzo y es elegido jefe del gobierno de Israel.

Por su parte, el director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed El Baradei, pidió en una entrevista con el periódico británico "The Independent" que tanto Irán como los países occidentales muestren moderación, y consideró que una intensificación del conflicto sobre el programa nuclear iraní no sería beneficioso para nadie, ya que "todo el mundo resultaría perjudicado".

Las negociaciones entre Irán y la Unión Europea sobre el programa nuclear iraní se suspendieron en agosto pasado, cuando Teherán reanudó las labores de conversión de uranio en su central de Isfahán.

La principal esperanza de retomar las conversaciones reside ahora en una propuesta de Rusia, que ha ofrecido enriquecer uranio para Irán fuera de su territorio.

El Baradei hizo hincapié en esa misma entrevista en que Irán no ha rechazado por completo la propuesta rusa y expresó su confianza en que "las conversaciones" se reanuden el próximo mes.

Sin embargo, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad de Irán, Ali Larijani, dejó hoy claro que su país dará la bienvenida a cualquier propuesta para enriquecer uranio, pero "dentro de Irán".

"La nueva propuesta debería respetar el derecho de Irán a enriquecer uranio en su territorio y asegurar a las partes no iraníes que nuestro programa nuclear no es desviado de sus aplicaciones civiles", dijo Larijani.

Además, recordó que las conversaciones entre Irán y los países europeos deben acelerarse sin condiciones previas, para no prejuzgar las negociaciones, y se mostró confiado en que esas conversaciones comiencen, al menos entre expertos, "en un plazo de dos semanas".

Larijani se quejó de que, en cada ocasión en que el OIEA plantea conversaciones sobre el programa iraní, "Estados Unidos sale con nuevas acusaciones y pide a este organismo que los examine", y advirtió de que "Irán ya no aceptará esa práctica en el futuro". EFE