Islandesa elegida Miss Mundo en certamen donde brillan latinas

Por domingo 11 de diciembre, 2005

Pekín, 11 dic (EFE).- La islandesa Unnur Birna Vilhjalmsdottir, de 21 años, estudiante universitaria, fue coronada anoche Miss Mundo 2005 en una espectacular ceremonia celebrada en la isla tropical china de Hainan, donde brillaron las latinoamericanas. El "latin power" quedó evidente con la elección de Miss México, Dafne Molina Lona, y Miss Puerto Rico, Ingrid Maria Rivera Santos, como segunda y tercera dama de honor.

Además, la considerada mujer más bella del planeta de este año recibió la tiara de otra latinoamericana, la peruana María Julia Mantilla, que se subió al escenario de la gala enfundada en un espectacular traje verde.

"Todavía estoy conmocionada. No oí mi nombre al principio. Sólo oía el eco alrededor de la habitación. Supe que era yo porque nadie más se movía", apuntó en sus primeras declaraciones Unnur.

Sobre sus sueños, dijo que quiere pasar gran parte de su vida viajando para trabajar con la gente y dedicarse a obras benéficas. "Esto es lo que debería ser la vida", subrayó.

A pesar de un no ocultado gesto de decepción, las dos latinoamericanas, Dafne, con un sencillo pero llamativo traje azul celeste, e Ingrid, de verde pálido con pedrería, expresaron su satisfacción y dijeron que nunca habían esperado llegar tan alto, a pesar de que la mexicana era una de las favoritas en los mentideros.

Dafne, poseedora de unos "ojos perfectos" según los expertos en belleza, es diplomada en Diseño de Interiores, amante de la poesía y el jazz, y se siente muy a gusto representando a su país.

Por su parte, la puertorriqueña, de rasgos más nórdicos que latinos, tiene el cine entre sus sueños y le gustaría dar el salto, como tantas otras modelos, a la gran pantalla, a lo que sin duda le ayudará su elección como segunda dama de honor.

Por tercer año consecutivo, la ciudad de Sanya acogió, durante la noche china, el concurso de belleza, que ha servido a la isla del país comunista para promover sus atractivos turísticos, tras pagar 4,8 millones de dólares por acoger el certamen.

Una vez más, la "gran final" del concurso se desarrolló en una ceremonia diseñada para la televisión, en principio con un estilo muy chino pero que luego incorporó algún toque clásico e incluso cinematográfico, con las concursantes posando en perfecta coreografía en recuerdo de James Bond.

Fuentes de la organización manifestaron a EFE que están convencidos de que Unnur desempeñará un gran papel como "embajadora" de la causa a la que se asocia Miss Mundo desde hace 54 años, entre cuyos fines está la solidaridad con los más desfavorecidos del planeta.

Se mostraron satisfechas también con el nuevo sistema de votación, que combina la votación del público a través de mensajes SMS y por internet, y un panel compuesto por ex ganadoras del concurso.

El próximo año, y salvo nuevo aviso, el certamen volverá a celebrarse en Hainan, a pesar de las protestas de algunos integrantes del partido gobernante en China, que consideran que este tipo de concursos están proliferando con demasiada facilidad en el país, donde incluso se otorga el título de Miss Cirugía Plástica. EFE