Jefe observación OEA observa tranquilidad y normalidad electoral

Por domingo 4 de diciembre, 2005

Caracas, 4 dic (EFE).- El jefe de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), Rubén Perina, indicó hoy que en los lugares que ha visitado, el proceso electoral "ha sido normal y tranquilo".

Perina no quiso profundizar sobre el desarrollo de los comicios porque "estamos en la etapa de recolectar datos".

La organización venezolana "Ojo Electoral", la más acreditada entre las nacionales dedicadas a la "observación", emitió su primer boletín en la que confirmó el normal desarrollo de la jornada.

"El 99 por ciento de las mesas se constituyeron en un plazo razonable y el proceso está transcurriendo en un clima de tranquilidad", leyó el jesuita José Virtuoso, directivo de "Ojo Electoral".

Esa organización cuenta con 1.000 observadores distribuidos en 15 estados del país.

Cerca de 14,5 millones de venezolanos están llamados hoy a las urnas para elegir a los 167 parlamentarios de la Asamblea Nacional para el periodo 2005-2010, a doce representantes en el Parlamento Latinoamericano y a cinco en el Parlamento Andino.

El hecho más notorio de esta convocatoria es la retirada de los principales partidos de oposición, que rompieron el compromiso que habían adquirido con las autoridades electorales ante las delegaciones de la OEA y de la Unión Europea (UE).

El boicot no tuvo una correspondencia en la realidad ya que de los 5.516 candidatos inscritos sólo anularon su postulación 556, el 10,08 por ciento, según los últimos datos del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Los comicios son observados por más de 400 expertos electorales internacionales, encabezados por la OEA y la UE, y están vigilados por 120.000 soldados y reservistas.

Antes de que se anunciase la retirada opositora, las encuestas vaticinaban que los candidatos pro gubernamentales coparían en torno a 130 de los 167 escaños de la AN, cifra que podría aumentar ante la nueva situación.

Los sondeos también pronostican una abstención alta que podría superar el 44 por ciento que se registró en los anteriores comicios legislativos, en julio de 2000, e incluso el 47,6 por ciento de 1998, en los últimos comicios realizados bajo el anterior régimen constitucional.