Jornada de lucha alerta de constante aumento número de infectados

Por miércoles 30 de noviembre, 2005

Redacción Central, 30 nov (EFE).- El Día Mundial del Sida, que se celebra mañana, jueves, alertará del constante aumento del número de infectados por el virus VIH, que sólo en 2005 se incrementó en 5 millones de personas, e insistirá en que la prevención es decisiva.

Según Naciones Unidas, ya son más de 40 millones las personas que viven en el mundo con el VIH o con Sida, la mayoría de ellas en ciudades, mientras que aún se investiga sobre una vacuna que permita eliminar la enfermedad.

El Africa subsahariana es donde hay una mayor incidencia del Sida, puesto que allí viven el 64 por ciento de los infectados por el virus en el mundo: sólo en esa región son 25,8 millones y cada año mueren 2,4 millones de personas.

La ONU ha destacado que las tasas de infección en adultos han descendido en algunos países y que los cambios en el comportamiento para prevenir la infección, como una mayor utilización del preservativo o el retraso en la primera experiencia sexual, han desempeñado un papel decisivo en estos descensos.

Por el lado del combate contra la enfermedad, el profesor Roberto Gallo, uno de los descubridores del virus del Sida hace 24 años, asegura que "se están dando interesantes pasos adelante", pero que aún no se puede pronosticar cuándo podrá aplicarse la vacuna a los seres humanos.

Pero también hay obstáculos en la vía de la prevención, como se ha destacado en Sudáfrica, el país con mayor número de contagiados, el 10,8 por ciento de los mayores de dos años, la mitad de los cuales vive creyendo que tiene pocas o ninguna posibilidad de verse afectado, lo que complica la efectividad de las campañas.

Los países africanos y en desarrollo son los que tienen mayores problemas en ese ámbito, aunque en algunos de estos últimos, como en Brasil, la epidemia pierde fuerza entre menores, adolescentes y jóvenes drogadictos.

En otros, como en México, la pauta del contagio sigue reglas abrumadoramente mayoritarias: allí el 97 por ciento de los nuevos casos registrados en 2005 lo fueron por transmisión sexual y las autoridades consideran que la educación sexual es la "vacuna" más eficaz de momento para luchar contra la enfermedad.

En Rusia, con un índice de incremento en 2005 de 231 portadores de VIH por cada cien mil habitantes -y 14 millones de seropositivos, el 10 por ciento de la población- el Servicio de Epidemiología constató recientemente la "pérdida" de la batalla contra la enfermedad, por la que han muerto desde 1987 un total de 7.611 personas.

En Centroamérica las cifras oficiales sitúan en menos de 70.000 los infectados, aunque en algunos países se desconoce a ciencia cierta el alcance del mal, como en Guatemala, donde Naciones Unidas multiplica por casi 11 el número oficial de 7.000 portadores del virus.

En Cuba las autoridades afirman que en 20 años han muerto 1.300 personas y que desde 1986 se han detectado 6.782 casos, la mayoría de ellos varones, que se contagiaron por mantener relaciones homosexuales.

En otros países, como Argentina, se ha detectado una "feminización" del fenómeno, puesto que en 1988 había una mujer por cada catorce hombres y en 2004 esa proporción era ya sólo de una contagiada por cada 2,8 varones.

Entre los países ricos, con mayores posibilidades de atención a los infectados y en teoría con más facilidades para que las campañas de prevención surtan efecto, el caso del Reino Unido demuestra que esas circunstancias no son garantía de éxito, puesto que la incidencia de la enfermedad se ha duplicado desde 2000 y ya viven en el país 60.000 personas con el VIH.

En Alemania, el número de infecciones registró en la primera mitad de año un aumento alarmante del 20 por ciento, lo que eleva a 49.000 las personas infectadas, mientras el Gobierno anuncia que dedicará 1,7 millones de euros a campañas de prevención.

En China, el Gobierno ha prometido también renovar esfuerzos en prevención y control, especialmente en grupos de riesgo, entre los que destacan los millones de emigrantes que se desplazan en China al amparo del desarrollo económico del país. Las cifras oficiales hablan den 135.630 infectados entre dos millones de personas controladas, 31.143 de ellos enfermos y 7.773 fallecidos.

Sin embargo, expertos de organizaciones no gubernamentales hablan de 840.000 portadores y 80.000 enfermos, sobre todo en zonas rurales.

La ONU ha constatado que la epidemia se ha agravado en toda Asia Central, Papúa Nueva Guinea y Vietnam y que se está llegando a "niveles alarmantes" en Pakistán y Polinesia, mientras que los expertos señalan que en Asia "las epidemias se extienden como resultado de la combinación de consumo de drogas intravenosas y comercio sexual".

En Estados Unidos alrededor de un millón de personas viven con el virus y de ellas un 47 por ciento son negros, un 34 por ciento blancos y un 17 por ciento hispanos.

Además, según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EEUU, aproximadamente una cuarta parte de estas personas no saben que están infectadas, mientras que se ha constatado que el número de diagnósticos de VIH entre hombres homosexuales se mantuvo estable entre 2001 y 2003, aunque se registró un incremento del 8 por ciento entre 2003 y 2004 en todas las categorías. EFE