Juez procesó a Pinochet dice que “crímenes” de Bush son peores

Por miércoles 30 de noviembre, 2005

Guadalajara (México), 30 nov (EFE).- El juez chileno jubilado Juan Guzmán dijo anoche en Guadalajara que los crímenes del ex general Augusto Pinochet se quedan pequeños en comparación con "la dictadura militar mundial de Bush, que siembra día a día el peor terrorismo de Estado en este planeta".

En un encuentro de humanistas convocado por la Feria del Libro de Guadalajara (FIL) con el título "Nuevo orden mundial. Una perspectiva latinoamericana", el juez que procesó a Pinochet calificó la llegada del general al poder en Chile en 1973, mediante un cruento golpe de Estado, un "accidente" de nefastas consecuencias para su país.

Para Guzmán, que procesó en Chile al dictador, lo ocurrido con Pinochet no fue otra cosa más que "una consecuencia del accidente, o la estrategia Nixon, Truman, Hiroshima, Nagasaki, Corea, Vietnam, y en general Guerra Fría y sus más sofisticadas expresiones de terror y muerte".

Ante cientos de personas congregadas en el Centro de Convenciones de Guadalajara, y acompañado por el juez del Tribunal Supremo español Carlos Castresana y el periodista peruano Alvaro Vargas Llosa, Guzmán atacó con dureza las políticas de Washington.

"Si el 'accidente Bush' continúa produciendo sus terroríficos efectos, el 'accidente Pinochet' será solamente una modesta muestra (…) de la dictadura más espantosa de todas las democracias: la dictadura militar mundial de Bush, que siembra día a día el peor terrorismo de Estado en este planeta", señaló.

"Un país cuyo Gobierno no firma ni ratifica los tratados de protección a los derechos humanos, y en particular el Estatuto de Roma, que establece la Corte Penal Internacional (CPI), es porque pretende que sus gobernantes y personas sospechosas de crímenes contra la humanidad permanezcan en la impunidad"

"Sólo una comunidad internacional fuerte, organizada, unida, consecuente, puede determinar de una vez y por todas que, cuando se trate de violaciones a los derechos humanos, o invasiones o guerras de agresión, elija definitivamente el tan anhelado 'nunca más'", señaló el ex juez Guzmán.

Para el magistrado chileno, quien hoy presentará el libro "En el borde del mundo", ese caso tan prominente en el que intervino ha sido el primero en la historia de la justicia universal en que ésta funcionó en su más alta expresión.

"No se frustró de ninguna manera por los fiscales ni por los jueces sino por la falta de voluntad de Gran Bretaña, de su Gobierno, como también del Gobierno de Chile", agregó Guzmán.

El 16 de octubre de 1998, Pinochet fue detenido en Londres a petición del juez español Baltasar Garzón, que procesó al ex dictador por terrorismo, genocidio y torturas el 10 de diciembre siguiente, además de ordenar el embargo de sus bienes.

El 11 de enero del 200 el Ministerio de Interior británico anunció que Pinochet no estaba "en condiciones" de afrontar un juicio y finalmente, el 2 de marzo de ese año el entonces ministro de cartera, Jack Straw, denegó la extradición de Pinochet y le concedió la libertad.

Pese a la no extradición de Pinochet a España, el magistrado chileno señaló que los procesamientos por crímenes contra el Estado pueden tener valor.

"Han permitido rehabilitar la memoria de mucha gente, de tanta gente, que en la época fueron considerados apartados de la ley y que hoy son héroes", concluyó Guzmán.

El 16 de octubre de 1998, Pinochet fue detenido en Londres a petición del juez español Baltasar Garzón, que procesó al ex dictador por terrorismo, genocidio y torturas el 10 de diciembre siguiente, además de ordenar el embargo de sus bienes.

El 11 de enero del 200 el Ministerio de Interior británico anunció que Pinochet no estaba "en condiciones" de afrontar un juicio y finalmente, el 2 de marzo de ese año el entonces ministro de cartera, Jack Straw denegó la extradición de Pinochet y le concedió la libertad.