Jugadores del tenis juvenil, presas de distracciones y entorno “tóxico”

Por Carlos Luis Baron martes 31 de julio, 2012

“Ese será un gran campeón”, “tiene tres años jugando y mira cuanto juega” “lo lleve a Europa, Miami y los diagnósticos no podían ser mejores y alentadores”

Al iniciarse un infante en el tenis y se observan perfiles de un futuro gran jugador, los padres deberán jugar un papel protagónico a tal punto, que podría o no garantizar el posible éxito pronosticado.

Padres y amigos tóxicos; visión y capacidad limitadas para ver más allá

El entorno que rodea a una posible gran estrella de tenis es determinante, los padres o tutores, y la capacidad del entrenador para entender los pasos pertinentes a dar será un factor oportuno, dado el hecho, que un jugador de tenis debe quemar varias etapas donde si se magnifica mas allá de lo que realmente es, podría pasar lo peor que puede pasar y a lo que los exegetas y científicos del tenis llaman “quemarse”, porque cuando esto llega, surge el descenso automático, pérdida de motivación, otras prioridades propias de los cambios hormonales, pues siempre otras opciones atractivas alimentarán el día a día.

Padres tóxicos:

El soporte de los padres y tutores es fundamental en el tenis y en cualquier actividad de la vida, especialmente en el deportista. Estos serán el gran soporte tanto económico como emocional para su carrera.

Sin embargo y aquí viene lo más importante; se involucran tanto, que se creen que ellos son los que entrenan en la cancha a los chicos y ante el silencio respetuoso o por temor a opinar del infante o adolescente, hasta ellos mismos(los padres), se van creyendo ser los entrenadores, creando a veces un ambiente enrarecido, donde el rol de jugador y de hijo es confundido, estresando al atleta a tal punto que muchas veces, tendrá que enfrentar a dos y hasta tres oponentes en algunos partidos: el adversario enfrente, y el o los padres ejerciendo presiones negativas inocentemente.

Amigos tóxicos:

Estos son sin quizás, la causa más frecuente por lo que un adolescente deja la carrera y es donde los padres deben jugar un papel elementalmente protagónico.

Socializar es parte natural del disfrute en los jóvenes adolescentes, deben divertirse tener sus amigas y amigos, pero enfocarse en las prioridades de su carrera tenística, será lo que finalmente le catapultará. Así, que el que se considere ser realmente un amigo deberá ayudar al enfoque total del objetivo deseado.

Los jugadores que sufren más de estas distracciones son aquellos que han elegido amigos que lo prioritario desde que se han conocido es ir a fiestas, y otros atractivos con amigos y amigas.

Como dije antes, todo deberá ser parte de un sacrificio, si hay una meta fijada, lo ideal es que pregunte este atleta cuando se vea tentado a ir a una fiesta o cualquier actividad de distracción en momento de competencia, si sus oponentes lo hacen. ¡Los mejores no lo hacen!, entonces no lo hagas tú, pues te sacaran ventaja sin iniciar la competencia y sin comenzar el partido tendrás varios “games” abajo.

Otros amigos tóxicos, son aquellos que iniciaron juntos e iban subiendo paralelo, hasta que uno despegó y el otro por falta de motivación o cualquier otro motivo se quedo rezagado, así que decidió abandonar y ahora sus prioridades son las de hacer una vida social, mientras el compañero continua con el sacrificio que involucra entrenar días y tardes enteras .así pues, como humano al fin, no faltarán las tentativas invitaciones a irse de playa con amigos y amigas y acceder a la invitación, olvidando que mientras un” amigo” lo distrae de la competencia, sus posibles adversarios tienen objetivos claros para aprovechar su descuido haciéndole saber con esto, que en este tipo de deporte: “estas o no estás”.

Entrenadores egoístas y falta de visión al futuro

La mayoría de los padres tienen un gran respeto por los profesores y entrenadores de sus hijos. Han sido parte de la formación y desarrollo de sus vástagos y le tienen gran aprecio, porque aquí es donde radica sino todo, casi todo lo que fue a buscar un padre que quiere ver en su hijo; ser una persona útil a la sociedad antes de ser un campeón de cualquier disciplina.

Sin embargo, algunos entrenadores olvidan el norte a seguir, anteponiendo lo económico por encima de la ética que involucra la profesión.

Olvidan muchas veces, que este producto salido de sus manos mientras más se desarrolla ese jugador pulido por sus manos, generará a la postre, pingue beneficios y respecto. Por lo que, si es un jugador que necesita competir; lo ideal sería, que si no puedes hacerlo tú por la responsabilidad y tiempo que involucra tu profesión, por lo económico o lo que fuera, debe abrir el camino al desarrollo, orientando a los padres los pasos siguientes a ejecutar, en la búsqueda del desarrollo optimo.