Justicia chilena fija fechas para exámenes médicos de Pinochet

Por viernes 14 de octubre, 2005

Santiago de Chile, 14 oct (EFE).- Un juez chileno dispuso hoy que entre el 18 y el 27 de octubre se hagan los exámenes médicos al ex dictador Augusto Pinochet para determinar si está en condiciones de afrontar un juicio por los crímenes de la Operación Colombo, informaron fuentes judiciales.

El juez Víctor Montiglio determinó que el próximo martes 18, a partir de las 09.00 horas (13.00 GMT), Pinochet sea sometido a los exámenes radiológicos y de sangre en el Hospital Clínico de la Universidad Católica.

El día 25 a partir de las 10.30 horas (02.30 GMT), el ex gobernante de facto (1973-1990) será evaluado neurológicamente, mientras que el día 27 se le practicará un examen siquiátrico.

Ambos exámenes se harán en el domicilio particular del militar de 89 años, situado en el este de la capital.

El pasado 7 de octubre, Montiglio nombró a los neurólogos Hugo Aguirre y Shirley Aguilar y a los psiquiatras Jaime Valenzuela y Jorge Onetto -del Servicio Médico Legal- para examinar el estado mental de Pinochet, después que otros tres médicos se negaran a hacerlo.

Como peritos adjuntos por la defensa de Pinochet fueron nombrados el psiquiatra Sergio Peña y Lillo, mientras que por los querellantes estarán los médicos de la misma especialidad Martín Cordero y Fernando Voight.

Montiglio tiene a su cargo el juicio por la llamada Operación Colombo, que fue un montaje de la policía secreta de la dictadura para encubrir, en 1975, la desaparición de 119 opositores a Pinochet.

En este caso, la Corte Suprema despojó a Pinochet del fuero que le protege como ex presidente el pasado 14 de septiembre, por existir "sospechas fundadas" de su responsabilidad en la desaparición de 15 de las 119 víctimas.

Aunque el máximo tribunal dictaminó el desafuero por diez votos contra seis, también estableció que el juez Montiglio, antes de tomar ninguna medida relativa al ex dictador, lo sometiera a exámenes psiquiátricos para establecer su condición mental.

Un diagnóstico de "demencia vascular irrecuperable" ha permitido a Pinochet evadir la justicia en otros dos casos de violaciones a los derechos humanos.