“Katrina” aumenta de intensidad y causa cinco muertos

Por viernes 26 de agosto, 2005

Miami (EEUU), 26 ago (EFE).- El huracán "Katrina" ganó hoy intensidad y alcanzó la categoría 2, con vientos de más de 160 kilómetros por hora, mientras seguía avanzando por el Golfo de México tras dejar a su paso al menos cinco muertos y cuantiosos daños en el sur de Florida.

El Centro Nacional de Huracanes informó hoy de que, a las 17:00 horas GMT, el ojo del huracán se hallaba 70 kilómetros al noroeste de Cayo Hueso y 110 kilómetros al suroeste de Nápoles, y avanzaba a ocho kilómetros por hora cambiando su rumbo levemente de oeste a noroeste.

Si continúa el cambio de rumbo, "Katrina" podría descargar con fuerza de huracán de categoría 2 ó 3 el sábado en la zona de Pensacola, al extremo noroeste de Florida, batida ya por cinco huracanes, dos de ellos importantes, en el último año.

Mas de 1,5 millones de hogares y empresas seguían sin suministro de electricidad, algunos de ellos desde hace casi 24 horas cuando "Katrina" tocó tierra en la costa este de Florida, en los lindes de los condados Miami-Dade y Crawford.

En Miami, donde volvió a llover intensamente pasado el mediodía, las autoridades informaron del hallazgo del cadáver de un hombre, aparentemente un mendigo, con lo que subió a cinco la cifra de muertos por accidentes relacionados con el huracán.

El gobernador de este estado norteamericano, Jeb Bush, ha declarado la situación de emergencia en los condados de Miami-Dade y Broward, donde el jueves "Katrina", la undécima tormenta tropical con nombre en la actual temporada de huracanes del Atlántico norte, tocó tierra con vientos de hasta 150 kilómetros por hora.

El cónsul de España en Miami, Santiago Cabanas, indicó a EFE que no había informes de heridos entre la comunidad española en el sur de Florida.

"Los vientos con fuerza de huracán se extienden hasta 40 kilómetros desde el centro, y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 135 kilómetros desde el centro", indicó el Centro Nacional de Huracanes.

Los meteorólogos han proyectado posibles trayectorias de "Katrina" que llevarían el huracán hacia el noroeste de Florida, un área afectada ya por dos grandes huracanes en el último año.

Detrás de sí "Katrina" dejó un ancho surco de devastación desde la linde de los condados Dade-Miami y Crawford hasta Cayo Hueso.

Los aeropuertos de Miami y Fort Lauderdale reanudaron sus operaciones a mediodía de hoy (16.00 GMT), después de haberlas suspendido mientras el huracán batía Miami y sus suburbios, antes de amainar a su paso sobre Everglades.

Además de los hogares y empresas sin energía eléctrica, el apagón de más de 1.500 semáforos en Miami contribuyó a complicar el tránsito de automóviles.

El alcalde de Hialeah, Raúl Martínez, pidió a la población que no salga de sus casas hasta que se reparen los daños causados por el huracán, que también afectó al oeste de Miami, donde el 90 por ciento de los habitantes es de habla hispana.

La avenida Coral Way, en medio de Coral Gables y conocida por sus grandes árboles, estaba bordeada hoy por muchos de éstos derribados, y el tránsito en la ruta 836, que comunica el este y el oeste de Miami, quedó interrumpido por el derrumbe de un puente.

En Miami Beach, algunos grupos de turistas, contentos por haber sobrevivido al embate de "Katrina", posaban para fotos junto a los árboles caídos, mientras en mar abierto grupos de aventurados aprovechaban el oleaje fuerte para disfrutar del surf.

El gobernador Bush, hermano del presidente de Estados Unidos, advirtió a los residentes en el noroeste de Florida de que tienen "por lo menos tres días para prepararse para la próxima entrada a tierra del huracán".

"Instamos a los residentes de la costa noroeste (del estado) a que se preparen, acumulen suministros y preparen sus casas", dijo Jeb Bush en un mensaje difundido por televisión.

"Hay unas 350.000 personas que fueron evacuadas y están en siete albergues". "Les instamos a que permanezcan en los albergues, que sean cautelosas", añadió el gobernador.

"A los residentes del sur de Florida les instamos a que usen el sentido común -recalcó-. Todos sabemos que la mayoría de las muertes relacionadas con un huracán ocurren después del paso del huracán".

Los mayores peligros posteriores a un huracán son los árboles derribados, las inundaciones, los cables eléctricos caídos en zonas anegadas y el uso de aguas contaminadas. EFE