La ANP asumirá por primera vez el control de una frontera exterior

Por martes 15 de noviembre, 2005

Jerusalén, 15 nov (EFE).- Por primera vez los palestinos podrán controlar una frontera exterior, la terminal de Rafah, y reconstruir el puerto de la ciudad de Gaza, gracias a un acuerdo alcanzado con los israelíes y en el que la comunidad internacional ha desempeñado un papel determinante. Tras maratonianas conversaciones, israelíes y palestinos han alcanzado una solución de compromiso para la reapertura de la terminal de Rafah, la frontera sur de la franja de Gaza y limítrofe con Egipto.

El paso fronterizo quedará bajo el control de las fuerzas de seguridad palestinas y egipcias, y la supervisión de observadores europeos.

El documento -al que ha tenido acceso EFE- fue elaborado por el enviado especial del Cuarteto para Oriente Próximo, James Wolfensohn, pero requirió un empujón final de la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, y las gestiones de la Unión Europea (UE), para que finalmente hoy las partes le dieran el visto bueno.

En virtud del acuerdo, la terminal fronteriza de Rafah podrá abrir sus puertas al paso de personas el próximo día 25, "tan pronto como esté preparada para funcionar según las normas internacionales y se haya desplegado una tercera parte", en alusión a la misión de observación de la UE.

Según declaró a EFE la portavoz del alto representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Javier Solana, Cristina Gallach, "en el plazo de una o dos semanas estamos preparados para desplegar entre 40 y 50 observadores".

La UE ya ha designado al que será el jefe de la fuerza de observación, un general italiano que estará al mando del despliegue de policías de fronteras en el sur de Gaza y en el que podrían incluirse españoles, según indicó Gallach.

El acuerdo estipula también que Israel permitirá "la exportación de todo tipo de productos agrícolas procedentes de la franja de Gaza durante la estación de la cosecha en 2005".

El documento prevé que hasta finales de 2006 aumente el número de vehículos para el transporte de mercancías que atraviese otros pasos fronterizos entre Gaza y el territorio israelí, para lo cual Israel deberá facilitar y acelerar los accesos.

El Gobierno del primer ministro israelí, Ariel Sharón, también se ha comprometido a "autorizar el paso de convoyes entre la franja de Gaza y Cisjordania", a partir del próximo 15 de diciembre.

Al mismo tiempo y "de acuerdo con las necesidades de seguridad de Israel", se facilitará la libertad de movimientos de personas y mercancías en Cisjordania para aliviar la vida cotidiana de los palestinos.

Pero uno de los puntos más importantes del acuerdo ha sido el compromiso adquirido entre las partes para la construcción del puerto de Gaza, que se prolongará durante varios años y que podría comenzar próximamente con la cooperación de una tercera parte.

Sin embargo, aún no se ha alcanzado ninguna solución para la reapertura del aeropuerto de Gaza, que ha sido destruido en numerosas ocasiones por el Ejército israelí durante los últimos cinco años de conflicto.

En ese sentido, Rice insistió en la importancia en que pueda alcanzarse un acuerdo al respecto y afirmó que Israel entiende el interés de los palestinos en la reconstrucción y habilitación del aeropuerto.

Con este conjunto de medidas la ANP podrá – por primera vez desde que Israel evacuara la franja de Gaza, el pasado 12 de septiembre,- impulsar la maltrecha economía palestina, duramente sacudida por la situación de violencia en la zona y el aislamiento consiguiente por parte de Israel.

Según analistas políticos, el acuerdo también reforzará la figura del presidente de la ANP, Mahmud Abás, ante las elecciones parlamentarias palestinas del próximo 25 de enero, en las que se tendrá que enfrentar al influyente grupo extremista islámico Hamás.

"Este acuerdo tiene por objeto conferir al pueblo palestino la libertad para moverse, para comerciar y para vivir sus vidas cotidianas", recalcó Rice en una rueda de prensa ofrecida hoy en Jerusalén.