La batalla de Santomé, olvidada por todos los gobernantes

Por Carlos Luis Baron martes 4 de diciembre, 2012

El próximo 22 de Diciembre, de nuevo conmemoraremos los sanjuaneros, un aniversario más de la batalla de Santomé escenificada en el año de 1844, ese mismo día, desde ese entonces, pocas son las veces que gobernantes dominicanos se hayan dignados en celebrarla junto a nosotros. En cambio observábamos como estos gobernantes se desplazaban a las ciudades de Azua y Santiago para participar de los actos de celebración tanto de la batalla del 19 y 30 de Marzo en ambas ciudades, en donde se organizan vistosos desfiles militares.

Los Azuanos y Santiagueros, así como todo el país, nos merecemos que el presidente de turno, acuda a celebrar esas efemérides patrias, en los lugares en donde se efectuaron esas batallas, para mantener encendida la antorcha del patriotismo.

Pero no menos es cierto, que si las batallas del 19 y 30 de Marzo, tienen su importancia en la historia independentista de nuestra nación, mayor importancia tiene la batalla de Santomé, porque fue allí que se le puso fin, a la ocupación haitiana de nuestro territorio.

Fue en la batalla de Santomé que los haitianos comprendieron y entendieron, el valor y el coraje que tenían los dominicanos por buscar su libertad, ellos mas que nadie lo sabían, habían pasado por ese mismo valor y coraje, liberándose de los franceses.

Los sanjuaneros deseamos, que este 22 de Diciembre, nuestro presidente Danilo Medina, imparta instrucciones para que se organice una brillante celebración en el mismo lugar en donde se libró esta desigual batalla, pero la victoria fue para el ejército dominicano.

Santomé es sinónimo de valor y coraje, fue en esa gran pradera cubierta de la hierba Marcoté, que aun crece en ella y en toda la comarca de San Juan, donde el general Alejandro Cabral portando una orden de fusilamiento en su contra, derrotó con sus hombres al batallón haitiano.

En ninguna otra batalla se había arengado a un general, como se arengó al insigne militar Alejandro Cabral, por parte del presidente Santana cuando le dijo: “Pena de su vida, si permite que los caballos del ejército haitiano, beban agua del río San Juan” y diciéndole esto le entregó la orden para su propio fusilamiento.

Algunos historiadores sanjuaneros, alegan que este fue el principal motivo, que tuvo el general Alejandro Cabral, para enfrentarse con valor decidido a morir en la batalla, porque si regresaba derrotado iba hacer fusilado.

Presidente Danilo Medina, venga pues, a celebrar con los pocos que acudimos a rendir honores a los héroes de la batalla más importante, para dejar establecida la independencia dominicana y a la cual ha sido olvidada por casi todos los gobernantes dominicanos.