La calma empieza a volver a la región y ayuda internacional sigue

Por miércoles 12 de octubre, 2005

Guatemala,(EFE).- La calma empezó a volver hoy a Centroamérica tras el paso de la tormenta tropical "Stan, que dejó más de 800 muertos y millones de damnificados, mientras continúa la ayuda humanitaria de la comunidad internacional.

El Guatemala, el país más afectado por el desastre, la cifra de muertos se mantiene en 656, pero ha aumentado el número de damnificados y de viviendas destruidas.

Según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), el número de desaparecidos se mantiene en 577, aunque vecinos y socorristas aseguran que esa cifra supera los 3.000, lo cual podría aumentar la cifra de fallecidos.

Oficialmente se han contabilizado 99 desaparecidos, 205.769 afectados de forma directa y 120.475 se encuentran en los 464 albergues habilitados por el Gobierno.

También se reconoce la destrucción de 1.478 casas y daños a otras 5.352, así como 671 comunidades afectadas, principalmente de los departamentos del oeste y suroeste del país.

Aunque las lluvias han empezado a desaparecer, el Gobierno mantiene vigente el estado de emergencia para facilitar el envío de ayuda a los damnificados.

En El Salvador, donde murieron 69 personas y 69.603 fueron evacuadas, las autoridades han bajado de roja a naranja el nivel de alerta, aunque se mantienen en prevención ante la posibilidad del retorno de las lluvias.

En Nicaragua, la tormenta mató a nueve personas, mientras que en Honduras las víctimas mortales fueron siete y en Costa Rica dos.

Las lluvias también se han cobrado la vida de 38 personas en México y 39 en Colombia.

Mientras, la ayuda de la comunidad internacional no ha dejado de fluir hacia los países afectados, principalmente a Guatemala y El Salvador.

La asistencia humanitaria hacia estos países ha provenido de EEUU, España, México, Venezuela, Cuba, Honduras, Costa Rica, Italia, Francia, Suiza, Alemania y Noruega, entre otros.

Dirigentes de 88 organizaciones indígenas de América expresaron hoy su solidaridad por el "holocausto" que provocó en Guatemala la tormenta "Stan" y pidieron a sus gobiernos enviar ayuda humanitaria.

"Nos solidarizamos con nuestros hermanos guatemaltecos" que han sufrido los efectos de la tormenta "Stan", que también sacudió a El Salvador y México, dice una parte de la declaración emitida hoy al término del IV Congreso de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, celebrada en este país.

"Las organizaciones campesinas lloramos a nuestros muertos y damnificados", pero "no podemos echar la culpa al huracán Stan de la tragedia que vivimos. La responsabilidad está en la mala administración de los recursos naturales", agrega un comunicado de la organización. EFE