La casa Ferrari entrega al Papa 950.000 euros ayuda humanitaria

Por lunes 5 de diciembre, 2005

Ciudad del Vaticano, 5 dic (EFE).- Benedicto XVI recibió hoy al presidente del grupo Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, que entregó al Papa un cheque por valor de 950.000 euros para ayuda humanitaria y, como regalo personal, el volante de uno de los coches de Fórmula Uno utilizado por Michael Schumacher. Montezemolo explicó que el cheque corresponde a la cantidad recaudada con la venta de un modelo Ferrari Enzo "edición especial número 400", que la casa de Maranello regaló a Juan Pablo II el pasado enero y que el fallecido pontífice quiso que se subastara para destinar el dinero a fines benéficos.

El vehículo, el más cotizado de la casa Ferrari y del que sólo existen 400 unidades, fue subastado por Sotheby's el pasado junio y adquirido por un coleccionista privado estadounidense por la cifra récord de 950.000 euros.

Está previsto que, tal y como deseaba Juan Pablo II, el dinero sea entregado al Consejo Pontificio Cor Unum, encargado de distribuir la caridad papal, para financiar los proyectos de Cáritas en Asia, especialmente en las zonas devastadas por el maremoto de diciembre de 2004.

Montezemolo, que también es presidente de la patronal italiana Confindustria, acudió a ver al Papa al frente de una reducida delegación de la casa automovilística de la que también formaba parte su vicepresidente, Piero Lardi Ferrari.

En un comunicado, Ferrari informa de que junto con el cheque el Pontífice recibió un volante del coche de F1 de 2004 de Schumacher con la dedicatoria: "El volante del F1 Campeón del Mundo a su Santidad Benedicto XVI, piloto de la cristiandad".

Al término del encuentro, Cordero di Montezemolo señaló que fue "una entrevista muy cordial" y aseguró que para él fue "muy importante".