La CDEEE atrapada en un laberinto económico

Por Carlos Luis Baron miércoles 29 de agosto, 2012

Una vez más vuelve aparecer ante la opinión pública, el tema de la CDEEE, esta vez dándolo a conocer por boca del vicepresidente ejecutivo, Rubén Bichara, de que esa institución no dispone de recursos para saldar la deuda con los generadores por más de mil millones de dólares.

Si este es el tétrico panorama que nos están presentando, solo hay que decir una cosa, nos jodimos, así es amable lectores, ya que se van a producir de nuevo los apagones financieros, debido a que los generadores apagaran sus unidades por falta de recursos para seguir operando.

Pero lo grave del caso, no es que apaguen las plantas eléctricas, si no que habrá que seguir pagándole, y las deudas cada mes, aumentaran más y más, hasta llegar a un punto inaguantable para las autoridades gubernamentales.

Desde hace tiempo vengo predicando en el desierto, que para solucionar el problema económico de la CDEEE, solo hay que tener buena bragueta, como para ordenar el apresamiento y condena a 10,20, y hasta 30 personas cada semana, de las que se roban la energía eléctrica.

Si eso se hace, ya verán como todo el mundo pone su barba en remojo, legalizando su situación con tal de no caer preso y ser condenado a pagar multas y días de cárcel por estar conectado ilegalmente a las redes eléctricas.

Si aquí en este país se persiguen otros delitos, ¿Por qué no se actúa contra el que se roba la energía eléctrica? El robo masivo y cultural de la electricidad, es el factor predominante en la grave crisis que ha tenido por años la CDEEE.

¿Por qué seguir regalando y permitiendo el robo de electricidad a la gente?, el que no pueda tener un vital servicio como este, pues que no lo tenga, pero no podemos seguir con la política del paternalismo, solventando necesidades de personas que usan su dinero en otras actividades que son menos vitales.

Aquí todo el mundo sabe, que existen muchas de esas personas que se roban la energía eléctrica, que usan celulares, juegan lotería diario, beben ron, cerveza, fuman, practican sexo por dinero y adquieren objetos que no son prioritarios.

Ahora estamos atrapados, porque se diseño una mala política para colocar la producción de energía eléctrica en manos del sector privado, cuando debió permanecer en las del estado, ya que el peor error que puede cometer una nación, es dejar que los principales servicios públicos, lo maneje el sector privado.

Y no estamos siendo demandados en los tribunales internacionales, porque no cuajó la idea de traer el cable eléctrico sub marino, desde Puerto Rico o Colombia, como se tenía planeado, ya que si eso, hubiese sido una realidad, los problemas serian mayores.

Mi sugerencia para salir del atolladero en que se encuentra la CDEEE, son: eliminar las concesiones para producir energía eléctrica, permitir que todas personas, empresas nacionales o extranjeras produzcan electricidad a base de los recursos renovables, tales como sol, viento, agua y desechos sólidos.

Con esas personas o empresas, el estado dominicano, firmara convenios, en donde quede bien claro, que las unidades a instalarse, tienen que tener un mínimo de tres y un máximo de cinco años para la taza de retorno de la inversión, mas un año para obtener la ganancia.

Pasado ese tiempo, las unidades pasaran hacer propiedad del estado, el cual la manejara con un criterio de transparencia total, creo que si se hace lo que estoy sugiriendo, nos libraremos de la cárcel legal que nos tiene prisionero el acuerdo de Madrid.

Pero para que exista una verdadera garantía de esas inversiones, hay que exigirles por la vía legal el pago del consumo eléctrico a los usuarios ilegales, y a la vez eliminar los subsidios, tanto a la propia CDEEE como a todas las personas que tienen bono luz.

¡Basta ya de regalar la energía eléctrica!