La comisión Abinader

Por Carlos Luis Baron sábado 29 de diciembre, 2012

El Partido Revolucionario Dominicano es fundamental para el sistema de partidos, para la democracia y para el libre juego de las ideas, pensar o decir lo contrario es desconocer su importancia y sus aportes para que hoy podamos disfrutar de un sistema de gobierno, que no es perfecto, pero que nos brinda la oportunidad de vivir y crecer acorde a nuestras necesidades en respeto y en las deficiencias propias de nuestra condición de país subdesarrollado.

Ese partido desde su fundación allá por los años de 1939 en Cuba ha sido víctima de las maquinaciones, malquerencias y ambiciones de personas y grupos que lo han llevado en varias ocasiones a la división definitiva, y de donde han surgido casi todos los partidos sacando el Reformista de Balaguer y uno que otro de mediana importancia.

Desde su convención para elegir candidato a la Presidencia de la República y durante la campaña misma, el partido estuvo dividido entre dos grupos, el del Presidente de la agrupación y el del candidato, y amargas, por no decir otra palabra fueron las posturas asumidas en contra de sus bases que anhelantes de volver al poder hicieron todo lo que estuvo en sus manos y con grandeza esfuerzos por lograrlo, mientras se debatían a lo interno quienes nunca pensaron en ganar para luego discutir.

Ahora la división esta planteada, pero partiendo de la necesidad de preservar ese partido, nos atrevemos a proponer una comisión encabezada por el Dr. José Rafael Abinader, ilustre ciudadano, miembro del PRD desde su llegada al país varias ve- ces Secretario de Estado, académico Rector de una prestigiosa Universidad, Exsenador brillante de la República honesto a carta cabal, serio y ponderado, afable y familiar, un hombre que prestigia al partido blanco y al país que o va a tomar el camino de beneficiar a su hijo, alto dirigente del mismo y ex-candidato Vicepresidencial, en realidad este hombre fuera de serie puede aportar y dar mucho en aras de la unidad de su partido.

Sería una comisión donde estarían por ejemplo el Poeta Tony Raful, nuestra perrdeista preferida Doña. Ivelisse Prats Ramírez de Pérez, y otros como la viuda del líder y viejos robles, dicha comisión tomaría las riendas del partido, en todos sus estamentos, y trabajaría por un mínimo de seis mese y máximo de un año creando un nuevo padrón y haciendo todos los trabajos para convocar a la convención de donde han de salir las nuevas autoridades, tomando en cuenta opiniones y partiendo de un trabajo realizado en unidad en busca de la misma, así las cosas ponemos esta primera piedra, ya seguiremos tratando de ver como seguimos sirviendo a esta propuesta, hecha con la mejor de la buena fe, a pesar de que en ese partido hay dirigentes y grupos que aspiran a ser amos y señores del mismo.