La debilidad de Danilo Medina

Por Carlos Luis Baron viernes 4 de mayo, 2012

Adentrada la noche del día 20 de mayo próximo, ya con los numeritos a la mano, la reacción inmediata del candidato del PPH será el reconocimiento, a regañadientes, del triunfo electoral del Lic. Danilo Medina al tiempo de esgrimir esa clásica expresión de: “…me venció el Estado”. Luego escucharemos voces perredeístas alzarse reclamando deslealtad, un mal manejo de las estrategias, la terquedad del candidato perdedor, etc. También “ veremos muchos trapitos sucios tirarse a la luz entre ellos… “

Ese pataleo post escrutinio, créanme, durará menos que una cucaracha en un gallinero porque, si bien faltarán unos 87 días para el cambio de gobierno, ahora se trata del ascenso al sóleo presidencial de un hombre de quien sólo se sabe que tiene una prominente aureola de estadista, que lleva a Juan Bosch en su corazón. Que aboga por un Estado de Derecho caracterizado por la institucionalidad y el respeto. Que tiene un profundo amor por su país, por sus gentes; que garantiza la paz, el progreso…

Esos opositores que hoy vociferan lo que se les viene a la boca, sin importarles el lugar ni el momento, se quedarán mudos el 21 de mayo. Porque ante un Danilo Medina a quien no se le conoce debilidad alguna, ellos se tomarán su tiempo para “coger la seña” de alguna debilidad suya que les permita retomar el acostumbrado desafuero. Porque ese “Ahora vengo yo…” los tiene preocupados ya que lleva implícita la emulación de que “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Hay razones para ello. El Dr. Leonel Fernández, al frente de la Administración Pública, ha fomentado una infraestructura de Estado propicia para que se implementen y ejecuten las providencias legislativas y judiciales que requiere el país para fortalecer su marco institucional, de manera que garantice las rutas definitivas del progreso en base al orden, el respeto a las leyes; suficientes para las metas del Lic. Danilo Medina, quien tiene la educación, el trabajo y la familia como ejes transversales de su gobierno.

Vale destacar que muchos connotados representantes de esa claque pepehachista ya hacen esfuerzos de moderación a sus irreverencias e irrespeto característicos porque no les cabe la menor duda de que el Lic. Danilo Medina será el próximo presidente de la República Dominicana. Que si bien de él reconocen su gran preparación y capacidad de hombre de Estado, su decencia y respetuosidad, no obstante a esos opositores les aterra el hecho de no conocer, en Danilo Medina, debilidad alguna.