La delincuencia y la educación

Por domingo 6 de abril, 2008

Desde la antigüedad y en la vida en sociedad hemos tenido personas que se han dedicado al trabajo y a la producción, en cambio del otro lado, hemos observado la delincuencia infantil y juvenil que se desarrolla en las sociedades donde hay menos oportunidades de educación y de trabajo productivo.

Recientemente hemos visto, con estupor, asombro y tristeza como jovenes delincuentes se adueñan de las carteras, celulares y bolsos de mujeres en de Santo Domingo; los cacos las despojan y se las llevan en motocicletas despavoridos sus pertenenciad. Hoy por toda la ciudad de Santo Domingo ha crecido la delincuencia como consecuencia de la desigualdad social, la pobreza y la falta de educación y oportunidades en el hogar y en la sociedad en sentido general.

Si miramos las cárceles del país, aunque ha habido ciertas mejoras (en las cárceles modelos) ;todavía se necesita reeducación de los y las detenidas de las denominadas cárceles, sin embrago, el que cae preso en una cárcel dominicana sabe que le espera días negros sino no dedican a reeducarse. Según la estadística, la mayoría de los presos dominicanos son analfabetos, es decir, no saben leer ni escribir. La cifra llega a un 67% entre 15 y 35 anos. Esta juventud que llega a las cárceles con baja escolaridad o analfabeta, corre el riesgo de sufrir las consecuencias de una sociedad injusta, apática y de gran desigualdad social.

La mirada desde el extranjero que se hace de la República Dominicana, es un país rico, con grandes potencialidades y talentos de sobra, pero hay una pobreza y una desigualdad social sin parangón en el mundo de hoy. Esta desigualdad genera pobreza y la pobreza trae consigo falta de oportunidades para cubrir las necesidades elementales.

Sin justificar la delincuencia, el robo de carteras, celulares y de dinero en las tarjeta de crédito, la piratería, las falsificaciones, entre otras conductas desviadas, ciertamente que el estado de inseguridad ciudadana por la creciente ola de delincuencia en las ciudades, debe hacer que las autoridades y la ciudadanía, tome las medidas de precaución para no dejarse robar o llevar lo que le ha costado sudor, esfuerzo y tiempo al dueño de la propiedad que por derecho de compra lo ha adquirido..

Si bien podríamos decir que hay delincuentes innatos y otros que adquirieron el mal habito por conducta adquirida (hoy son delincuentes de cuello y corbata) en el lugar donde viven desde temprana edad. No es menos cierto que la educación es proceso social y humano que permite al sujeto adquirir conciencia del valor y el respeto de la propiedad privada y cambiar su estilo de vida. Hoy necesitamos planes y políticas compensatorias y de Psicología Aplicadas, para orientar por un lado, y por otro lado, educar y crear fuentes de empleos. De este modo en el país se evite la práctica de la mendicidad y el pedigüeñísimo en cada esquina de gente joven que debería dedicarse al trabajo digno honrado y productivo.

En conclusión, la delincuencia es un mal que ha arropado a todas las sociedades del mundo y Santo Domingo, Santiago, la Vega, San Cristóbal La delincuencia y la educación total, entre otras, deben tener mas educación, mas vigilancia policial con horarios dignos y supervisión del trabajo.

El derecho a la educación de calidad con cobertura y el aprendizaje de oficios técnicos que les ayuden a las personas a ganarse honradamente la alimentación. Otro elemento que hace falta en nuestra sociedad es que las autoridades hagan cumplir las leyes para todos, sin padrinos, ni privilegios irritantes. La ley debe ser una vara o regla igual para todos y todas en el país.

Evitemos que cientos de ninos y niñas caigan en riesgo social y pasen a la delincuencia a temprana edad. En definitiva, paremos la delincuencia con más educación diversificada y adecuada para salir de la pobreza mental y real del país. El gran desafío es construir una Nación capaz de educar permanentemente. Asumamos el compromiso, no nos defrauden autoridades, avancemos en el respeto a la dignidad humana, en la educación, porque así salvaremos a la Nación de los problemas que genera la delincuencia en el país.

_______________________________