La derrota del PLD en Nueva York

Por Carlos Luis Baron miércoles 25 de julio, 2012

Aunque la dirigencia y la militancia peledeistas en la ciudad de Nueva York han estado celebrando el triunfo electoral del Licenciado Danilo Medina Sánchez en las elecciones presidenciales del pasado 20 de Mayo de este año, y esperan ansiosamente su ascenso al poder el próximo 16 de Agosto, no es menos cierto que en forma interna, y hasta individual, particularmente por el jefe de la campaña, el encargado de asuntos electorales, el jefe operativo, el director de estrategias, el encargado de comunicaciones, etc. etc., reina la incertidumbre sobre las consecuencias que, en su nivel de relación con la alta diregencia nacional peledeista y su liderazgo local, acarreará la aplastante derrota electoral sufrida localmente, no frente al Partido Revolucionario Dominicano y su candidato presidencial, el Ingeniero Hipólito Mejía, sino frente a la colectividad social que conforma la comunidad dominicana establecida en esta urbe y sus suburbios, por carecer estos coordinadores de campaña de elementos profesionales de percepción sobre las inquietudes y necesidades de los votantes.

Cuando hablamos de "percepción errónea," queremos dejar claro que para manejar y desarrollar un liderazgo político, con el interés de llegar y/o mantenerse en el poder, hay que apoyarse en la aplicación de medidas que satisfagan las inquietudes y necesidades de la colectividad social, las que sólo se conocen a través de la percepción lógica y profesional de estas inquietudes y necesidades. A nuestro entender hay una gran cantidad de políticos con una percepcion errónea, lo que les impide desarrollarse como líderes.

Las grandes compañias a nivel mundial basan sus éxitos mercantiles en la aplicación de medidas mercadológicas que se implementan y desarrollan luego de la ponderación y análisis de las informaciones obtenidas en estudios de mercados y la percepción de las preferencias de los consumidores.

En el Marketing Electoral Político Moderno, las estrategias de campaña electoral tienen que basarse en el análisis de estudios políticos y percepción de la imagen que los fabricantes (partidos), los productos (candidatos) y sus beneficios (promesas) crean en la posible satisfacción de las necesidades de los consumidores (los votantes).

Nosotros entendemos que el accionar de muchos políticos hoy día no se fundamenta en ideologías, sino en intereses partículares, donde cada quien propugna por su bienestar individual, sin importarle la colectividad social; y ésta responde, frente a la indiferencia a que es sometida, con el rechazo a ese supuesto liderazgo político y con la reducción de la cantidad de votos que deposita en las urnas durante el día de las elecciones.

Si no se tiene una percepción clara y lógica sobre las inquietudes y necesidades de los votantes, la cual debe ser realizada y definida por profesionales del marketing electoral expertos en la conducta del consumidor, jamás podrán ser implementados adecuados programas de estrategias de campana que sean exitosos en la conquista de nuevos votantes.

Para nosotros, la dirección de la pasada campaña electoral en la Seccional Estatal de Nueva York careció de ese Equipo de Marketing Electoral, que pudo haber realizado esos estudios de preferencia electoral y analisis de percepción de inquietudes y necesidades de los votantes empadronados.

Esta carencia de informes de los resultados de estudios profesionales, necesarios para la implementación y desarrollo de extrategias de campañas, produjo que la mayoria de las actividades, realizadas prácticamente en forma individual por cada unidad de las que conformaban el Equipo de Campaña, no provocaran algún impacto en la comunidad, y pasaban desapercibidas.

¿Hizo algo la dirección de campaña en el Estado de Nueva York, para que desde el Consulado General, por ser el partido de gobierno, se ofrecieran mejores tarifas para la adquisición de pasaportes y otros documentos durante la campaña? Creemos que la dirección del Partido de la Liberación Dominicana en Nueva York no tiene la percepción de que la comunidad dominicana vive con el grito al cielo por el alto costo de estos documentos en el Consulado de Nueva York. Pero, si la tiene, es una percepción errónea.

Creemos que en términos porcentuales hasta se redujo el valor que representa la fidelidad de votación entre los que simpatizan con el Partido de la Liberación Dominicana y sus candidatos. No fueron motivados electoralmente para asistir a las urnas.

Por último, queremos especificar que teníamos claramente la percepción definidad de la manifestación de esa derrota electoral que sufriría el PLD en Nueva York por parte de la comunidad en general, ya que nuestro trabajo nos mantiene en constante contacto personal con la misma. Uno de los dirigentes del partido en Nueva York, nos preguntó cinco días antes de las elecciones que cómo como veíamos el panorama de los posibles resultados, y le contestamos que veíamos a Danilo ganar la presidencia con alrededor de un 52% de la votación general, pero que con relación a los resultados en Nueva York no ibamos a contestar su pregunta porque estabamos dentro del local del partido.

Hoy queremos manifestar públicamente que tenemos la percepción de la amplia simpatía que Danilo Medina ha ido ganando dentro de la comunidad dominicana radicada en esta ciudad de Nueva York luego de su elección como próximo Presidente Constitucional de la República; incluso entre muchos que no votaron por él por ser el candidato peledeista; y hoy día muestran una amplia confianza en Danilo y una satisfacción con su modo humilde de manifestar su interés personal de hacer un gobierno que beneficiará a todos.

Si Danilo regresa a esta comunidad antes de asumir el poder y participa en el Desfile Dominicano de Nueva York el próximo 12 de Agosto, puede asegurar que su nivel de simpatía y apoyo por la diáspora dominicana en esta urbe superaría el 90%. Esa es mi percepción. silvanordny@aol.com