La fortuna

Por Carlos Luis Baron sábado 30 de junio, 2012

Dádivas, canonjías, escribir por encargo o por ¨cheles¨ es parte de un periodismo que se está implementando en Haina y el país. Un desafortunado que es La Fortuna de ignorancia y sin ninguna base crítica política ha lanzado ¨un germen periodístico¨ en una degradante defensa. El imperismo, la carencia de estudios universitarios, maestrías o post grados, son las falta de eticidad, moralidad, profesionalidad e independencia de conceptos en los medios de comunicación social que se reproducen en este terruño dominicano.

El valor de la ética o la ética misma es la interiorización y la aplicación individual de los principios y valores morales en nuestras actividades, destinarlas en pos del dinero y conquista materiales se indican miserables ante los demás. El engaño, relativizando principios éticos; significan puntales y puntuales degradantes en nuestra sociedad.

Por ¨regalitos oportunistas¨ a algunas juntas de vecinos, entidades u organizaciones deportivas, culturales y artísticas, que son parte de la parafernalia, show (exhibición) e imagen de un auspiciador o mecenas de recursos dudosos…

La Fortuna, nada oferta sin un aprovechamiento ¨politiquero¨, ¨clientelista¨ y ¨populista¨. La política como ciencia es promover el bien en la búsqueda del desarrollo de los pueblos y elevar las condiciones de vida de la población humana, sin afectaciones deprimentes o depresivas. ¡Sin vicios!

Justamente, el bien se traduce en verdadera justicia, equidad, igualdad y democracia.

Los ciudadanos y las ciudadanas de Haina y la nación dominicana deben asumir la política para estudiar esa ciencia para poder interpretar los conocimientos, la capacidad, la sabiduría e inteligencia para adoptar las decisiones pertinentes cuando se presente crisis y conflictos.

La política no es un juego de bancas, es una ciencia vital y esto implica capacidad, no el ¨bulto que yo tengo cheles¨, es ser honorable y que los servicios se vuelquen al pueblo con dignidad, sin articulación del oportunismo, de publicidad innoble, sin comunicadores que venden o negocian sus opiniones, conciencias, y reitero, nunca han conocido la independencia.

En política debe eliminarse la palabrería demagógica y abrir una esperanza fiable, realizable, cristalizable y sincera.

Maguá Moquete Paredes es vice-presidente de la Cámara Dominicana de la Prensa Regional, Inc. (CADOPRE). Periodista, ensayista, comunicólogo, politólogo, diplomático. Maestría en defensa y seguridad nacional, geopolítica del Caribe, y, derecho y relaciones internacionales. E. Mail: maguamoqueteparedes@yahoo.com