La Frontera Domínico-Haitiana. ¿Un muro contencioso?

Por Carlos Luis Baron domingo 22 de julio, 2012

Durante la semana, antes de salir de casa por las mañanas, veo a Julio Hazim en el canal 13 por varias razones. Y creo que la razón que más me atrae es que él percibe que tiene mucho más pasado que futuro y ya no le importa decir algunas cosas que otros no se atreven ni siquiera a pensar. La segunda razón es que durante el programa, el Dr. Hazim parece sentirse que está en la sala de su casa. Por eso, si le suena su celular, contesta como si nada, y deja al entrevistado hablando solo. Y a mí me da curiosidad ver la cara del Dr. Hazim cuando un día algún entrevistado haga lo mismo.

Pues la semana pasada dejé la televisión encendida mientras pasaban anuncios en ese canal, y no creí haber escuchado lo que escuché. Por eso estuve pendiente a que pasasen de nuevo ese comercial insólito del Consejo Nacional de Fronteras. La primera vez que escuché el citado anunció, yo  estaba distraído. Oí una especie un recital poético-patriótico que hablaba de la frontera como “un muro contencioso”. Una zona que el pueblo “reclama vehementemente cada vez que amanece”. Me reí mucho porque, a mi entender, de alguna manera mi mente había distorsionado ese mensaje hasta el ridículo. Estaba seguro de que había escuchado mal.

Por eso me empeñé en ver y escuchar otra vez el lamentable comercial del Consejo Nacional de Fronteras. Cuando tuve oportunidad de verlo por segunda vez, se despejaron todas mis dudas y pude confirmar que el Consejo Nacional de Fronteras cuestiona los límites fronterizos de República Dominicana y Haití establecidos por el Tratado de 1929 y su Protocolo de Revisión de 1936, a los que claramente se refiere la actual Constitución dominicana.

El Consejo Nacional de Fronteras expresa en ese anuncio que nuestra frontera no está establecida, sino que es un “muro contencioso”. Quiere decir, un área bajo conflicto. De acuerdo con el diccionario de la RAE “…un asunto sometido a conocimiento y decisión de los tribunales en forma de litigio entre las partes…” Y eso no es cierto. Como tampoco es verdad que nuestro país reclama sus límites con Haití “cada vez que amanece”. Porque desde el año 1929, cada vez que amanece, nosotros, los dominicanos, tenemos nuestros límites fronterizos establecidos por mutuo acuerdo en un tratado internacional y en un protocolo de revisión del año 1936 con respecto a la República de Haití.

Señor Ministro de Relaciones Exteriores: La frontera entre nosotros y Haití está establecida, aunque esos 391 kilómetros no estén totalmente controlados por diversas razones.

Señor Consultor del Consejo Nacional de Fronteras: Quite ese desafortunado anuncio del canal 13 y de los demás canales donde lo esté promocionando. Ese anuncio va en contra de la Constitución y del ordenamiento jurídico existente sobre límites fronterizos con respecto a Haití.