La impronta del PTD

Por Carlos Luis Baron miércoles 26 de diciembre, 2012

Este viernes 21 de diciembre 2012, el Partido de los Trabajadores Dominicanos, PTD, cumplió treinta y dos años de existir, lo cual me llena de orgullo y lleva a renovar el compromiso asumido desde 1980 de construir una organización revolucionaria que contribuye a la emancipación de los trabajadores del país y del mundo. Desde antes de su fundación, los dirigentes y miembros del PTD han dado muestras de honradez y perseverancia en sus propósitos, realizando modestos, pero significativos aportes a la formación de ciudadanos conscientes e identificados con las mejores prácticas políticas y sociales. Su contribución al activo político y social de nuestro país se encuentra a la vista de todos.

Fundado como un partido para la revolución, se ha empeñado en empujar los avances por la construcción de una sociedad más justa y democrática en la que el pueblo dominicano goce de progreso con bienestar.

Una buena parte de los militantes del PTD tempranamente abrazaron el magisterio como practica para ayudar a la transformación social, promovieron la creación de escuelas y liceos en comunidades apartadas, así como en la periferia de las grandes ciudades, enarbolando en nuestro pueblo el arma del conocimiento para propagar la semilla de la libertad en la mente y el corazón de la gente.

Desde siempre hemos sido abanderados y promotores de importantes jornadas de lucha en reclamo de más democracia y bienestar en el país, y así lo prueba la práctica de nuestra militancia en la promoción y organización de sindicatos, cooperativas, asociaciones de estudiantes, de jóvenes, mujeres, maestros, campesinos, comunitarias, de trabajadores, así como de importantes clubes deportivos y culturales.

Justo es recordar que desde los tiempos de la clandestinidad hasta hoy, nuestra organización ha actuado junto a los sectores más dinámicos y sanos de la sociedad teniendo en nuestra agenda las mejores intenciones en pro de la causa de nuestros ciudadanos. Hemos ejercido la actividad política con apego a la ética revolucionaria, evaluando en cada oportunidad nuestras acciones de manera crítica y autocrítica.

Abanderado de la unidad en la diversidad, el PTD ha promovido la conformación de importantes frentes políticos privilegiando la lucha cívica como parte fundamental de su acción política, así desde su propio nacimiento con la fusión de La Línea Roja del 1J4, Bandera Roja y Patria Roja, hemos contribuido a la formación de la Unión Patriótica Anti-imperialista, Izquierda Unida, Frente de Izquierda Unida, Acuerdo de Santo Domingo y el Bloque Progresista, en nuestra comprensión de que “los problemas del país son tantos y tan complejo, ningún líder, ningún partido, ni ninguna clase social sola puede resolverlos.

A treinta y dos años de nuestra fundación, la dirección y militancia del PTD, reafirma el compromiso con los principios y los valores que nos sirven de guía, que son los mismos que sustentaron, Juan Pablo Duarte y los trinitarios, Luperón y los Restauradores, Manolo Tavarez Justo junto a los continuadores de la raza inmortal, así como Francisco Caamaño y todos los héroes y mártires abnegados del pueblo dominicano.

Habrá PTD para largo rato y nuestra voz estará en el coro de los que trabajan para que cada día nuestro pueblo encuentre solución a las dificultades y estaremos ahí, el día en que la nación dominicana alcance el bienestar pleno de su gente.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD.