La inmoralidad del aborto se basa en que el embrión o el feto es un ser humano

Por admin viernes 28 de marzo, 2008

Madrid, 28 de marzo de 2008.– “El aborto provocado es inmoral porque supone la deliberada muerte de un ser humano, y es del todo inmoral matar a un hombre. Por eso es un crimen”, ha dicho hoy la directora de la Oficina Internacional de la Fundación Vida, la mexicana Paulina Sada a propósito de un texto promovido por unos filósofos mexicanos para apoyar el aborto y su despenalización.

El texto que trata sobre “La moral del aborto y de la ley que lo despenaliza” muestra desde su inicio la intención de apoyar la legalización del aborto realizada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal hace casi ya un año y en contra de los recursos de inconstitucionalidad presentados por diversas entidades.

“Una persona que busque la sabiduría, es decir, un verdadero filósofo, no puede dejar de lado las aportaciones científicas de la Biología o la Medicina. Algunas de esas afirmaciones verdaderas son que el ser humano lo es desde el primer momento de la concepción. La Genética molecular nos enseña que el hijo es un ser distinto de la madre y la Embriología, que desde la concepción hay un proceso de desarrollo natural humano. Este trabajo no recoge estos sólidos puntos de partida y, en cambio, sí da muestras de escepticismo y relativismo moral”, añade la directiva de esta entidad.

“Los argumentos ofrecidos por estos filósofos pretenden dar conclusiones morales a partir de si el feto es persona o no, es decir, si es sujeto de derechos y deberes. Pero no es ésa la cuestión. Ese razonamiento llevaría a justificar la muerte de los esclavos en el Imperio Romano, cuando no eran considerados personas, o de los esclavos procedentes de África en el siglo XVIII”, añade.

“La Filosofía Moral enseña, en una sus aportaciones mundialmente aceptadas, salvo quienes se ven afectados por el relativismo moral, que la vida del ser humano debe respetarse, y una de sus consecuencias es que la pena de muerte es una práctica que debe ser erradicada. El mismo fundamento moral sirve también para oponerse al aborto, que es la finalización drástica del desarrollo humano en sus inicios”, continúa.

“El texto presentado por estos filósofos es de una debilidad argumental muy notable, manifiesta a las claras una intencionalidad de apoyo a la generalización del aborto en México y llevaría con mayor acierto el título de ‘Apología de algunos crímenes humanos y de la conveniencia de su despenalización’”, prosigue.

“En cuanto a moralidad del aborto desde el punto de vista de la mujer, aunque ésta considerara equivocadamente que el feto es parte de su cuerpo, cabe decir que la automutilación sólo es moralmente admisible cuando se desea salvar el todo, algo que no se da nunca en el aborto provocado”, termina diciendo la directora de la Oficina Internacional de la Fundación Vida, Paulina Sada.