La megalomanía del ex presidente

Por Carlos Luis Baron jueves 16 de agosto, 2012

Hace varios años se acuño el termino, como expresión popular: “El país tiene el gobierno que se merece”, versión que con el discurrir de los tiempos ha perdido un sentido de lógica porque bajo la ley divina de los dioses ningún país debiera merecer un gobierno malo mucho menos megalómano.

El termino acopla perfectamente al certamen de cambio de gobierno que se realiza en nuestro país, República dominicana, como una muestra del atraso monumental que rodeo el pasado gobierno presidido por el flamante megalómano de apellido Fernández.

El primer periodo que asumió el PLD ocasiono un malestar monumental ya que se presentía como la esperanza soñada. Fue calamitoso para el país observar como esos cuatro años arruinaron la voluntad de servicio revolucionario que poseía el país .Luego el negocio de las corbatas azules, que permitió a ese grupo de maleantes alzarse nueva vez con el poder, fue puesto al descubierto, pero el mismo pueblo no lo creyó y, la frustración nublo el cerebro de la juventud dominicana; perdió el sentido la educación, ganando la batalla la delincuencia y el narcotráfico que encontró en el gobierno su principal aliado con la indiferencia.

El país ha perdido la voluntad de acción, de evolución, de conquistas, y de demostración de deseo. La vida en la República Dominicana se ha convertido en un accionar de la política de Leonel Fernandez y sus secuaces. Crecen las empresas fantasmas y la vida de los ciudadanos se mueve en la trilogía de las divinidades Leonel, Margarita y Félix Bautista.

Todos los departamentos gubernamentales se han convertido en una cartera personal familiar de búsqueda. Los servicios que ofrecen son personalizados en la seguridad policial y los carteristas que trabajan para sacarle el dinero de los bolsillos a los necesitados que acuden a buscar los paupérrimos servicios que les ofrecen.

La corrupción es el abono especial que Leonel y Félix Bautista han puesto a disposición de Danilo Medina, para que continúe en el poder bajo el ojo avizor de Margarita, prestigiosa dama que se ha ganado en los últimos años un sitial especial en el gusto y la mala voluntad del pueblo pensante.

Para Danilo, no cabe duda, que en los últimos años el pueblo tenga deseos inherentes de cambio, pero nunca había estado tan deseoso de terminar con lo que tenía por opción; ya la realidad nacional e internacional lo tenía planteado.

Por otra parte entendemos que como competencia el PRD no pudo, ni probo ser una buena opción y, se desgasto en la oposición sin poder descifrar los trucos electorales que utilizo Leonel en la Junta Central Electoral. Los malos cambios generados por los políticos salientes referentes a lo económico, social, tecnológico y desajustes educacionales, marcan al país ante una nueva realidad catastrófica. Recibe Danilo una pocilga con mucho lodo y cero puercos.

Necesitamos cambios acelerados para una nueva realidad intensiva, turbulencias que pueden afectar directamente a todos los dominicanos; necesitamos un cambio en la mentalidad de los políticos para que se sumen a la voluntad de pueblo. Tiene razón Melvin Mañón, hay que evitar por todos los medios que los ladrones vuelvan en el 2016 a apropiarse del erario; todos debemos sumarnos a ese proyecto. Sara Pérez parece estar decidida a montarse en ese plan porque ha demostrado que tiene dos cebollas.

“El país tiende a tener el gobierno que se merece”, versión que con el discurrir de los tiempos ha perdido un sentido de lógica porque Danilo ha comprobado con sus propios ojos lo que es capaz un megalómano.