La palabra, el arma más poderosa del político

Por Carlos Luis Baron lunes 25 de junio, 2012

La historia cuenta que un presidente se encontraba presidiendo el Consejo de su Gabinete. En ese momento se hizo una propuesta que violaría un tratado existente, pero que aseguraría importantes ventajas para el país. Se ofrecieron muchas ¨ muy buenas razones para justificar aquel proceder. Cuando todo se había dicho, el Presidente cerró la conferencia sin dar su aprobación a la propuesta. Poniendo su mano sobre una copia del tratado original, dijo con firmeza en su voz: ´ ¨ CABALLEROS, TENEMOS UN TRATADO ¨.

Muchos de nosotros pensamos que incumplir nuestras palabras y compromisos en política no es realmente importante. Mentir, hacer trampas, engañar, hablar de otro, y distorsionar la verdad es común en los políticos de nuestra sociedad. Muchos no tienen reparos para violar la norma de la hermandad, la verdad y el compromiso.

Si no cumplimos nuestra palabra, todo lo demás se hace en vano. Recuerda que el compromiso de la palabra es un ¨ TRATADO ¨, si haces un compromiso, cúmplelo. Si es imposible cumplirlo explica las razones que lo impiden.

La mejor estructura que puede tener un dirigente es ¨ cumplir su palabra. Puedes no hablar con bella elocuencia, puedes no ser un gran intelectual o sencillamente, puedes no tener don de convencimiento, pero cuando cumple tu palabra y respeta y honra tu compromiso tendrás seguidores por doquier. No necesitaras hablar, bastara con tu presencia para que ellos digan ¨ QUE GRAN POLITICO ES ¨.

La política no es el arte de la mentira, de los engaños y la falsa, por el contrario, es el arte de la verdad, del compromiso y arte de servir. En el momento en que nos comprometemos puedo asegurar que la providencia se mueve con nosotros.

Desde el momento en que nos comprometemos, surgen innumerables incidentes a favor de nosotros mismos, que nunca imaginamos que existirían. No se puede abandonar el compromiso, él puede ser la llave del éxito, del triunfo, de la felicidad. No se puede incumplir el compromiso, hay que comprometerse y cumplir. En ocasiones la felicidad de muchas personas radica en cumplir nuestras palabras, nuestro tratado. Cuanto mayor sea el compromiso, mayor será la bendición y el éxito.

Recordemos que cumplir nuestros compromisos determina nuestro destino, nuestro futuro y nuestra vida. Incumplir a quienes han trabajado con la esperanza de tener una vida mejor en los años venideros, llevar sus hijos a un colegio, tener la posibilidad de pagar sin presión una deuda, es un crimen igual que otro. Cuando matas la esperanza de un compañero, vendiendo la idea de futuro y la incumple es verdaderamente ¨¨TERRIBLE ¨, cuando te robas lo que le corresponde es ¨¨ TERRIBLE ¨ y cuando no cumple y encima te lo roba eres un criminal dos veces.

Pido a la dirigencia de Santo Domingo Este, con toda responsabilidad, que al momento de llegar los frutos del trabajo realizado se entreguen equitativamente, con transparencia y a quien realmente se los ganó.

¡ Ayudemos al partido honrando los compromiso con quienes lo merecen realmente !!.

El autor es dirigente del BIS