La participación evita el conflicto

Por El Nuevo Diario martes 13 de agosto, 2013

La relación entre el gobierno y la gente, es similar a la de un matrimonio donde dependiendo del grado de comunicación habrá armonía y confianza o conflicto y descalificaciones mutuas.

Si la esposa no sabe cuánto gana el marido porque este no es transparente y le oculta su nivel de ingresos, la mujer tiene derecho a pedirle al marido que satisfaga sus necesidades, sus antojos y sus lujos, en cambio si ella sabe cuánto son los ingresos del marido y cuál es la cantidad de recursos comprometida con el pago de los servicios, de la alimentación y las medicinas, ella se limitara a las posibilidades y hará el esfuerzo de contribuir a elevar los ingresos del hogar.

Cuando las autoridades de un municipio son transparentes en el manejo de las informaciones y ponen en manos de la ciudadanía la cantidad de recursos disponibles, la gente se limita a reclamar la satisfacción de las necesidades que son prioritarias y posibles tratando de contribuir de alguna manera a incrementar los ingresos del municipio como garantía para sostenerlo.

El concepto de participación ciudadana está asociado con el derecho de la ciudadanía a participar de manera activa en la elaboración de políticas públicas, con lo cual se complementa y se la legítima al sistema representativo.

Es la participación de la ciudadanía en la construcción de políticas públicas la que otorga al gobierno municipal la capacidad de tomar las decisiones que considera más convenientes y con la transparencia que se implementa al incorporar la participación de la gente que son a fin de cuentas los dueños de la localidad y quienes saldrán beneficiados o perjudicados de toda intervención de gobierno.

Y es que la participación de la gente agrega valor a la acción política ya que cuando la autoridad impulsa la participación está permitiendo que esta, contribuya al buen gobierno de la ciudad, aportando las ideas y las propuestas de los ciudadanos sobre el municipio para la toma de decisiones en los asuntos públicos.

La ciudadanía puede hacer sus propuestas de manera individual o por vía de sus instituciones sociales y comunitarias en la dirección de mejorar la ciudad y las condiciones de sus habitantes.

Para poder participar en la mejora del municipio la gente debe ser informada de las distintas situaciones y acciones, para que pueda reflexionar y hacer mejores propuestas o validar las ejecuciones de la autoridad.

El Ayuntamiento está en la obligación y el deber de proporcionar las informaciones adecuadas a la ciudadanía como garantía de los derechos de participación e información para que la participación de la gente pueda ser de calidad, ya que nadie puede cambiar la realidad que desconoce.

La participación de los ciudadanos y sus instituciones junto a las autoridades del municipio debe conducir a una concertación que tenga como propósito mejorar las condiciones de la localidad para el disfrute de sus habitantes.

Las autoridades son las responsables de promover los procesos de articulación entre las organizaciones sociales y comunitarias sean estas sectoriales o territoriales evitando el conflicto e imponiendo una cultura de cambios basada en el dialogo y la concertación entre ciudadanos y gobierno.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD