La Penn, Schoen & Berland, Hipólito y Miguel

Por Carlos Luis Baron martes 24 de enero, 2012

Ahora empiezan los días más difíciles y determinantes de todo este proceso electoral que lo contamina todo. Los candidatos, los partidos refuerzan hasta el máximo el trabajo político, la luna de miel ha terminado, ahora se levantan todo tipo de campaña sucia, de manipulaciones burdas. El trabajo político se vuelve arduo, objetivo, apasionado.

Leonel, Danilo el PLD aprovecharan todos los errores y debilidades de Hipólito y el PRD para intentar posicionarse en el favor de los electores. Mas cuando sabemos que el presidente Leonel Fernández es un fiel seguidor del ministro de propaganda del Tercer Reich, Paul Joseph Goebbels, el mismo que repetía y ponía en práctica la frase de que “cuando más grande es la mentira, mas fácil es que la gente se la crea”.

Ahora salen con la encuesta de la firma Penn, Shoen & Berland que otorga 46% a Danilo y 44% a Hipólito. Danilo, según ellos, sacaría una ventaja de dos puntos en las elecciones de mayo próximo sobre Hipólito Mejía.

Oigan, son las practicas, las técnicas goebelianas que están aplicando desde el Palacio Nacional para tratar de confundir. Para ello cuentan con la utilización abusiva de los dineros del fisco.

Siempre expreso que a fuerza de distorsión, con una maquinaria propagandística al estilo nazi y bajo el influjo del pensamiento hitleriano de que “la inteligencia de las masas es pequeña, y su capacidad de olvido, grande. Por eso hay que repetirles las cosas mil veces”, nos repiten hasta el cansancio las encuestas maquilladas que dan a Danilo ganador o empate con Hipólito Mejía.

Aplican muy bien el lema de que la “la propaganda debe ser sencilla, elemental y masiva. Es para las masas, no para los intelectuales”.

La firma encuestadora Penn, Schoen & Berland se ha unido al coro mediático de presentar a Danilo por encima de Hipólito Mejía.

El común de la gente se da cuenta que estos resultados son inexactos y deshonestos, porque solo hay que salir a los barrios, a los campos y caminos de esta empobrecida media isla para sentir y ver los rostros abrumados por los problemas económicos y sociales de hombres, mujeres, niños y ancianos.

A la Penn, Schoen & Berland se le ha descubierto en múltiples ocasiones violando las normas de la ética de las encuestas profesionales políticas en Latinoamérica.

En junio de 2000, al acercarse las elecciones presidenciales de México, el 2 de Julio, The Political Hotline en Washington DC, reportó: “En México, los encuestadores Penn & Schoen (D) y Rob Allyn han lanzado un proyecto llamado “Democracy Watch” con el objetivo de llevar a cabo “la encuesta de salida más grande que se ha realizado….han levantado serios cuestionamientos acerca de sus verdaderas intenciones al rehusar declarar quien está proporcionando los fondos para el proyecto”.

“El diario independiente El Universal dijo que los mexicanos tienen derecho a saber si “Democracy Watch” es una forma de manipulación extranjera que trata de intervenir en la ya de por sí delicada política del país……o si dichas encuestadoras están recibiendo dinero por parte de algunos de los patrocinadores de las campañas”

Y miren esta sabrosura: “En México, en el 2000, Penn & Schoen violaron las leyes mexicanas, rehusándose a informar quién les pagó para hacer la “encuesta de salida” el día de las elecciones: Mas tarde, Rob Allyn, partidario Republicano y el socio consultor de la empresa (que supuestamente tiene orientación Demócrata), admitió ante el Dallas Morning News QUE EL CLIENTE SECRETO TRAS ESTE PROYECTO ERA EL EQUIPO DE CAMPAÑA DEL ENTONCES CANDIDATO VICENTE FOX” .

Ese mismo comportamiento tuvo la ahora conocida Penn, Schoen & Berland en Venezuela en el 2004, violando la ley venezolana al hacer pública una supuesta “encuesta de salida”, incluso antes de que se hubiera cerrado las votaciones.

En el 2000, se rehusaron a informar quién les había pagado…EN 2004 NO INFORMARON QUE DEJARON QUE UN GRUPO ACTIVISTA, A QUIEN LE ALQUILARON EL NOMBRE DE LA EMPRESA, LLEVARA A CABO LA ENCUESTA. Y lo mas grave, la Asociación Estadounidense de Investigación de Opinión Pública (AAPOR) COMPROBO COMO PENN & SCHOEN VIOLO EL CODIGO DE ETICA DE ESA ENTIDAD.

¿Cómo podemos los dominicanos creer en esa firma encuestadora que juega a su antojo con la verdad y con el propio código de ética de su industria?. Ahí se evidencia falta de profesionalismo, incompetencia y un acto moralmente reprensible.

Aquí, señores de Penn, Schoen & Berland, no hay indios; váyanse con su supuesta encuesta a otro sitio!!. Estos hechos revelan que ustedes están más que dispuestos a prestar su nombre para usos deshonestos y turbios, y demuestran su falta de ética..

La Penn, Schoen & Berland en República Dominicana es parte de esa labor de propaganda mediática que pretende confundir a la población presentando a Danilo como ganador, por encima de Don Hipólito Mejía.

No obstante a todo esto, es responsabilidad de Miguel Vargas e Hipólito Mejía hacer que ese propósito malsano de Leonel y Danilo no se imponga. Las malquerencias, las luchas internas de ellos dos es inoportuna y lesiva a los intereses nacionales y del PRD, sus actitudes disminuyen y pueden diluir la conciencia ciudadana que ha generado la candidatura de Hipólito Mejía, y de una manera maquiavélica bien aprovechada por sus adversarios.

El autor es periodista