La Sangría: la vida del campo en un proyecto ecoturístico

Por Carlos Luis Baron viernes 13 de julio, 2012

RINCÓN, Samaná.- Desde la Ciudad cualquiera se imagina como es la vida del campo en la República Dominicana. Como se cultiva un conuco, como se ordeña una vaca o como se duerme en una casita de tabla y cana en medio del follaje y bajo el arrullo de las aves y de los pajaritos.

Alguien que haya habitado en una comunidad rural lo podría explicar con palabras, pero no es igual que vivir la experiencia de manera personal. Eso lo confirman los que han tenido el privilegio de conocer la vida campesina a través del proyecto ecoturístico Ecocampo La Sangría, ubicado en el pequeño poblado de Los Tocones, en Las Galeras de Samaná y a pocos minutos de Playa Rincón, considerada por publicaciones especializadas como una de las diez mejores playas del mundo.

Se trata de un original proyecto ecológico, alimentado con energía solar, que cuenta con siete cabañas hechas en madera y cana, rodeadas de flores, cocoteros, palmeras y frutales, separadas unas de otras, lo que permite a los visitantes sentirse en un ambiente tranquilo y en total privacidad.

Certificado por “Dominican Treasures”

La Sangría ha recibido en el pasado mes de abril la certificación de “Dominican Treasures”, un acreditado reconocimiento que se otorga a los productos y servicios turísticos dominicanos que cumplen con estándares de calidad y sostenibilidad basados en los criterios globales de turismo sostenible. La certificación es auspiciada por el Consorcio Dominicano de Competitividad Turística (CDCT). Mientras que las opiniones que expresan los visitantes de este proyecto a través de la prestigiosa publicación Tripadvisor, coinciden en definirlo como excelente

Este peculiar establecimiento es dirigido por una extraordinaria mujer, que combina en su personalidad la belleza de la mujer del Caribe, la fortaleza y la bondad del campesino dominicano, y al mismo tiempo la notable pericia de una profesional especializada en el área de la administración turística, con 16 años de estudio y experiencia laboral en Cánada y España.

“Hemos tratado de mantener el ambiente lo mas natural posible, y que la rutina diaria del campo fluya como un día normal del campo, sobre todo queremos que nuestros huéspedes se sientan parte de nuestra comunidad durante su estadía. Que experimenten lo que es la vida rural, y que al mismo tiempo aprecien las maravillas y dificultades que significa vivir en el campo”, explica María Cristina al describir la filosofía del proyecto.

La esencia del campo dominicano

En La Sangría se ofrece a los visitantes la oportunidad de participar en actividades sencillas, desde ordeñar una vaca, hasta plantar en el conuco y cosechar los frutos. Cocos, mangos, naranjas, limones, aguacates, chinolas, lechozas y piñas, abundan en el terreno del proyecto para el consumo ilimitado de los huéspedes. También hay plátanos, guineos, batatas, yucas, ñames, yautias, huevos de gallina y otros productos de campo que forman parte de la gastronomía del lugar y de la comida que se sirve en el proyecto, además de todo tipo de carnes y pescados procedentes de la zona.

Dedicadas a huéspedes que quieran pasar algunos días en un ambiente de privacidad o a grupos interesados en compartir la experiencia de la vida campesina, el proyecto cuenta con un área recreacional común en forma de enramada, con hamacas para “echar una pavita”, para leer o simplemente para disfrutar de un momento de relajamiento lejos del mundanal ruido.