La sede del Tribunal Constitucional

Por Carlos Luis Baron domingo 1 de enero, 2012

El Artículo 8 de la Ley 137-11 contempla que el Tribunal Constitucional tendrá su sede en Santo Domingo, Distrito Nacional: “Artículo 8.- Sede. El Tribunal Constitucional tiene como sede la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional. Puede sesionar en cualquier otro lugar de la República Dominicana.“

En ocasión de trascender, a través de los medios de comunicación, que una determinada cantidad de expedientes que versan sobre materia constitucional (que en principio podrían parecer pocos, pero esa cuantía se va a incrementar enormemente: que a nadie le quepa duda alguna en ese sentido) ya le fueron solicitados por el Honorable Presidente del Honorable Tribunal Constitucional, Dr. Milton Ray Guevara, al Honorable Presidente de la Honorable Suprema Corte de Justicia, Dr. Mariano Germán Mejía, igualmente trascendió, a través de dichos mismos medios de comunicación, que el Dr. Ray Guevara ha visitado algunos edificios del entorno del Sector La Feria o de Los Héroes del 14 de Junio de esta ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, con el propósito de estudiar cuál de éllos sería el ideal para servir de sede al Tribunal Constitucional de la República Dominicana creado por la Constitución proclamada el 26 de Enero del 2010.

Ese gesto hace evidente que existe ánimo y entusiasmo de trabajar sobre la Justicia Constitucional de parte de los recién designados Honorables Jueces del Honorable Tribunal Constitucional de la República Dominicana, y eso habla bien de dichos distinguidos Magistrados del Orden Constitucional.

Según las noticias en cuestión se vienen barajando como opciones en el sentido indicado los edificios: a) del Instituto Dominicano de Recursos Hidráulicos (INDRHI); y b) del Instituto Postal Dominicano (INPOSDOM), en su segunda planta.

Tanto uno como el otro podrían servir para albergar al Tribunal Constitucional y están próximos a la Suprema Corte de Justicia.

Pero yo creo que es más idóneo para ello que el edificio que vaya a servir de albergue al Tribunal Constitucional debe de estar lo más próximo posible al edificio de la Suprema Corte de Justicia.

) Por ello creo que el edificio más idóneo para tal cosa lo es el que actualmente aloja al Instituto Cartográfico Militar (ICM), el cual queda exactamente al frente del edificio que aloja a la Suprema Corte de Justicia.

Semejante ubicación es la más adecuada, la más ideal, no solo por el asunto de la facilidad del transporte de los expedientes, sino por el valor extremadamente simbólico de dicha ubicación.

A qué valor simbólico me refiero?

Al de que esa ubicación del Tribunal Constitucional sirva para enviarle el mensaje visual a la Suprema Corte de Justicia: de que por encima de ella está dicho Tribunal Constitucional; de que el Tribunal Constitucional estará vigilante del control de la constitucionalidad de las decisiones de la Suprema Corte de Justicia (naturalmente, huelga decirlo: de conformidad con el procedimiento de ley).

Igualmente me refiero a que esa ubicación del Tribunal Constitucional sirva para enviarle el mensaje visual al país de que si la Suprema Corte de Justicia incurre en un yerro, por la razón que fuere, el entuerto podrá ser examinado y podrá ser reparado por el Tribunal Constitucional.

El edificio del Instituto Cartográfico Militar puede ser preparado y acondicionado adecuadamente para dicho alojamiento.

El Gobierno del Honorable Señor Presidente de la República, Dr. Leonel Fernández Reyna, ha contado con la participación de ingenieros y arquitectos de primera, excelentes, que ya en otras oportunidades han transformado edificios obviamente viejos en edificios con apariencias nuevas. De manera que por ese lado no creo que haya problema alguno.

Y el Instituto Cartográfico Militar puede ser trasladado a otro sitio. En caso de que decidiesen materializar esta humilde sugerencia, es importante igualmente pedir que el frontispicio arquitectónico alegórico de dicho edificio sea debidamente preservado sacándolo con el mayor esmero y cuidado posible (debido a su valor arquitectónico o artístico) para trasladarlo a donde finalmente vaya a funcionar dicho Instituto Cartográfico Militar, cuestión de que en su lugar se coloque otro frontispicio alegórico ahora a la Constitución y al Tribunal Constitucional.