La transición del gobierno de Leonel al de Danilo

Por Carlos Luis Baron viernes 1 de junio, 2012

Con bastante tiempo de anticipación, el Presidente de la República, doctor Leonel Fernández Reyna, designó a los funcionarios responsables de coordinar la transición para la entrega de mando que deberá hacer el 16 de agosto del 2012 al candidato electo por la asamblea del soberano, el 20 de mayo del 2012. El presidente electo, Danilo Medina Sánchez, ha escogido a una reducida comisión de dirigentes peledeistas y colaboradores para que coordinen con la comisión designada por el gobernante lo relativo al cambio de mandos.

Cuando la transición es de un gobierno a otro que pertenece a la misma organización política, el proceso no es tan complicado como cuando se trata de dos partidos políticos diferentes.

Es que el presidente electo, Danilo Medina, esté debidamente edificado sobre la situación que recibe, para que pueda tener un arranque con mucho impulso, ya que los primeros meses por lo regular mandan una señal de lo que será el gobierno durante todo el período.

Los primeros meses (cien días) sirven para que el nuevo gobierno haga su carta de presentación a la ciudadanía, y la población perciba el estilo de gobernar que tendrán los nuevos inquilinos del capitolio.

En el caso de Danilo Medina, quien fue el principal gerente del gobierno de Leonel Fernández y el PLD, entre el 2004 y el 2006, es conocida su experiencia, su estilo de trabajar y su capacidad de trabajo. O sea que se trata de una persona que no tiene que tomar clases sobre la forma de gobernar, puesto que aunque no haya sido presidente antes, sabe muy bien lo que diferencia a un buen gobierno de un mal gobierno.

El presidente electo, Danilo Medina Sánchez, ha sido reiterativo en que será un Presidente Ético y Moral. Eso es muy importante, puesto que en ciertas medidas el comportamiento de los funcionarios de un gobierno está marcado por el comportamiento del jefe del gobierno.

Ese predicamento, aunque todos lo aplauden, a muchos no le gusta. Pero es necesario hacer los esfuerzos de lugar para enmarcar la política y la gestión pública en los valores de dignidad, honestidad, laboriosidad y servicio a la nación.

Todo parece indicar que Danilo Medina Sánchez viene en busca de la gloria histórica. En varias ocasiones en la campaña electoral dijo que de llegar a la presidencia de la República Dominicana, aspiraba a que le recordaran como el gobierno que logró reducir la pobreza, que logró crear empleos, que logró mejorar significativamente el nivel de vida de los dominicanos y dominicanas. A partir del 16 de agosto, el timón del barco de la Nación estará en sus manos. Éxitos.