Las elecciones aún no tienen luz verde a falta de dos meses

Por martes 4 de octubre, 2005

La Paz,(EFE).- La falta de un acuerdo entre las regiones de Bolivia impidió hoy despejar la vía para la celebración de elecciones en diciembre, pese a la advertencia del presidente Eduardo Rodríguez de dejar el cargo si son aplazadas.

Los presidentes del Senado, Sandro Giordano, y de Diputados, Norah Soruco, no lograron aplacar la confrontación existente entre los grupos parlamentarios de cinco departamentos afectados por un reciente fallo constitucional que ordena revisar la cantidad de sus representantes en el Congreso.

La reunión con los jefes de los grupos regionales y de partidos en busca de un acercamiento de posiciones sólo sirvió para que las partes reafirmaran las discrepancias sobre la aplicación del fallo, a la espera del debate en una sesión plenaria de Diputados.

La sentencia del Tribunal Constitucional favorece un incremento del número de diputados en Santa Cruz y Cochabamba, debido al aumento de su poblaciones, y una reducción de los de La Paz, Oruro y Potosí, regiones donde ha aumentado la emigración.

A ese ritmo, sin los acuerdos políticos y ante la premura de cumplir con el cronograma electoral que fija las elecciones para el 4 de diciembre, el presidente del Senado pronosticó que será el voto en el plenario el que dirima el conflicto.

Sobre ese escenario pende la advertencia del presidente Rodríguez, que el fin de semana pasado anunció que dejará el cargo si la confrontación entre los partidos y las regiones impide la celebración de los comicios en esa fecha.

Para ayudar a la distensión, el Gobierno anunció en la víspera encuentros con los jefes políticos y candidatos para buscar una solución que suponga un gran acuerdo similar al que en junio pasado hizo posible la convocatoria a elecciones generales y la aceptación de la renuncia de Carlos Mesa.

Ese pacto también permitió el llamado a la primera elección de prefectos (Gobernadores) el mismo 4 de diciembre, y el compromiso de elegir en julio de 2006 a los miembros de una Asamblea Constituyente y celebrar un referendo autonómico.

Según Giordano, durante esta semana se deben elaborar propuestas para reformar las circunscripciones electorales y lograr que otros diputados retiren demandas adicionales presentadas ante el Tribunal Constitucional para evitar los comicios generales.

Ante las críticas contra el Legislativo por no concertar una solución, el presidente del Senado sostuvo que esa tarea no es una responsabilidad exclusiva de los parlamentarios, sino también de los lideres cívicos de las regiones.

La presidenta de Diputados pidió a los legisladores y a los líderes políticos que no se "sacrifique al país por visiones regionales o particulares", porque el resultado entonces "será nada".

"El dictamen del Tribunal Constitucional es inapelable, es irrevisable y de cumplimiento obligatorio", dijo Soruco.

El Comité Pro Santa Cruz, que agrupa a numerosas instituciones de tipo político, ciudadano y empresarial del departamento más pujante de Bolivia, ratificó que no cejará en su defensa del derecho a contar con más diputados como le faculta el fallo constitucional.

"La ley no se negocia, la Constitución no entra en ningún tipo de transacción y se ha hecho para cumplirla", dijo hoy el presidente de esa entidad, Germán Antelo.

Antelo reiteró la postura regional de que, ante un eventual fracaso de la reforma de circunscripciones, Santa Cruz elegirá de facto sus propias autoridades departamentales.

Los parlamentarios Edmundo Barrientos, de Oruro, y Marco Antonio Villa, de Potosí, reafirmaron, en una rueda de prensa, su defensa de "las reglas del juego" de la convocatoria a la elección general hecha en julio pasado, sin alterar la cantidad actual de diputados.

Pese a la incertidumbre, la Corte Electoral continúa aplicando su cronograma confiada en que se logrará un acuerdo a tiempo para ordenar la impresión de cuatro millones de papeletas de votación a partir del 20 de octubre.

Ese día vencerá el plazo para que los partidos revisen sus listas de candidatos a diputados. EFE