Las fuerzas estadounidenses dejan 88 rebeldes muertos oeste Irak

Por lunes 17 de octubre, 2005

Bagdad,(EFE).- Las fuerzas militares estadounidenses acabaron en las últimas 48 horas con la vida de 88 presuntos rebeldes en diferentes ataques en el oeste de Irak, según informó el mando militar estadounidense.

La operación más importante tuvo lugar en Ramadi, a unos 100 kilómetros al oeste de Bagdad dentro de la conflictiva provincia de Al Anbar, y consistió en tres ataques sucesivos en el norte y centro de la ciudad, según un comunicado del mando norteamericano.

Según la nota, en la operación, desarrollada durante la tarde y la noche de ayer, los militares contaron con el apoyo de helicópteros artillados Cobra y aviones de combate F-15 y F/A-18.

Veinte presuntos terroristas murieron cuando, según la nota, se disponían a colocar una bomba en el mismo lugar donde otro artefacto explosivo había matado a cinco soldados estadounidenses el pasado sábado.

Los hombres fueron descubiertos por un F-15 que patrullaba la zona, que lanzó una bomba de precisión que acabó con la vida de todos ellos.

En la zona de Abu Faray, en el norte de Ramadi, un grupo de hombres armados fue divisado por un helicóptero Cobra, que mató a diez rebeldes en su ataque.

Según el comunicado, los hombres "en edad militar" se estaban "concentrando en las inmediaciones de un piso franco usado por los terroristas".

Más tarde, cuando un grupo de "entre treinta y cinco y cuarenta" hombres escapaba de esa zona con un cargamento de armas y municiones, fueron localizados por un F/A-18, que terminó con la vida de todos ellos con "una bomba guiada de precisión".

Un tercer incidente en el centro de Ramadi enfrentó a un grupo de hombres con lanzagranadas y soldados estadounidenses, que acabaron con la vida de "entre uno y tres terroristas", según el comunicado.

La nota estadounidense asegura que no hay bajas en las fuerzas de la coalición, que prepararon sus ataques "con el fin de minimizar la posibilidad de daños colaterales" a los civiles.

Otros 18 supuestos insurgentes fallecieron en diferentes ofensivas militares estadounidenses en el oeste de Iraq, según otro comunicado del mando militar norteamericano.

Tres de las víctimas fallecieron la mañana de ayer en un enfrentamiento armado con soldados estadounidenses después de que hubieran activado una bomba de carretera y se hubieran dado a la fuga.

El informe detalla que los tres insurgentes se escondieron en una cueva, supuestamente utilizada para la fabricación de explosivos, que fue destruida por un avión de combate, sin especificar el lugar en el que ocurrieron los hechos.

Asimismo, las tropas estadounidenses mataron la noche del domingo a otros doce hombres armados que intentaron asaltar un cuartel militar norteamericano, a 36 kilómetros de la frontera con Siria.

Según la misma fuente, que no da detalles sobre el lugar de los enfrentamientos, otros tres hombres fallecieron la tarde de ayer durante un ataque norteamericano en el que se emplearon morteros y lanzagranadas.

El comunicado añade que estas operaciones se enmarcan dentro de la campaña "Boca de Río" que comenzó el pasado 4 de octubre y en la que participan más de mil soldados de EEUU.

Esta campaña militar tiene como objetivos acabar con la insurgencia iraquí, con la red de la organización de Al Qaeda en Irak y con la entrada de combatientes extranjeros a través de la frontera siria. EFE