Las señales del presidente Danilo Medina

Por El Nuevo Diario jueves 13 de septiembre, 2012

Desde que inició la campaña por la nominación presidencial el presidente Danilo Medina delineo lo que sería un estilo de gobierno distinto, demostrándolo en sus primeras acciones y decisiones.

Medina elaboró un discurso orientado a combatir la pobreza y que el crecimiento económico se transforme en mejor calidad de vida de los más pobres. Mientras exponía sus propuestas como candidato el presidente dijo en varias ocasiones que “no estaba haciendo una campaña electoral”, sino “construyendo un sueño” que se debe expresar en el bienestar de la gente común. Tras asumir como Jefe de Estado de la República Dominicana ha dado señales de lo que sería su gestión y como espera que la población lo recuerde.

El Presidente no solo quiere que los funcionarios sean eficientes y honestos, sino, además, que sean ejemplo en el cumplimiento de las leyes, que compartan con los humildes y eviten ostentación de bienes lujosos que provocan irritación en un país con una pobreza extrema cercana al 50 por ciento de la población.

Aunque las críticas al gobierno en sentido general son parte de la democracia, al Presidente le molestan los ruidos, que a fin de cuentas, sepultan las buenas acciones a favor de la población. Los ruidos crear una percepción negativa en todo el gobierno, a veces provocados por una declaración inoportuna del funcionario o difusión de una nota de prensa con términos inapropiado y sin considerar el contexto.

Las señales del Presidente están dirigidas borrar la percepción (no importa si es falsa o verdadera) de que los funcionarios del gobierno son todos corruptos, derrochadores, fanfarrones y no les importa el sufrimiento ajeno. Aunque no lo complazcan en todo, por la falta de recursos u otra razón, la gente quiere que les presten atención, lo valoren y sentir que su planteamiento es importante. Eso vale más que todo.

*El autor es politólogo y escritor