Latinoamérica crece, pero la informalidad en el trabajo también

Por martes 18 de octubre, 2005

Lima,(EFE).- Pese a los buenos resultados macroeconómicos que arroja América Latina, el desempleo sigue siendo alto y la informalidad gana terreno, según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), presentado hoy en Lima.

Las economías de América Latina y el Caribe crecerán este año un promedio del 4,3 por ciento, según proyecciones de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) incluidas por la OIT en el avance de su informe "Panorama Laboral 2005".

El director regional de la OIT, Daniel Martínez, declaró que el comportamiento de América Latina será similar al resto del mundo, y que todos los países crecerán, incluido Haití, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) se redujo el año pasado en un 3,8 por ciento.

En una rueda de prensa celebrada en Lima, sede regional de la OIT, Martínez apuntó que es importante crecer, pero también lo es ver en qué se crece, "porque si el crecimiento se basa en las exportaciones mineras, el impacto del empleo es muy pequeño".

La tasa de desempleo en Latinoamérica cayó al 9,6 por ciento en el primer semestre del año, en relación al 10,9 por ciento registrado en el mismo periodo de 2004, lo que representa 18,3 millones de personas sin trabajo.

Pese al crecimiento del PIB regional, éste no se ha reflejado en el empleo, porque el alza está liderada por exportaciones de materias primas, que no requieren del uso intensivo de mano de obra.

El aumento del comercio y de los servicios urbanos justifica la falta de correspondencia global entre el crecimiento y la tasa de desempleo, apuntó por su parte el especialista de la OIT en políticas de empleo, Francisco Verdera.

El desempleo se redujo en el primer semestre en Argentina, para quedar en el 12,5 por ciento, Brasil (10,3 por ciento), Chile (8,3 por ciento), Colombia (15 por ciento), Ecuador (11,1 por ciento), Uruguay (12,2 por ciento) y Venezuela (13,2 por ciento).

Sin embargo, se incrementó ligeramente en México (3,9 por ciento) y Perú (10,5 por ciento).

Respecto a la calidad del trabajo en Latinoamérica, no sólo la mitad de los empleos pertenece al sector informal, sino que además, en la mayoría de los países el porcentaje sigue creciendo, añadió Daniel Martínez.

"A mayor informalidad, la productividad promedio del país baja", matizó.

Según el funcionario, "si eso no ha ocurrido así, a pesar del crecimiento económico y de la informalidad, es porque quien ha liderado el crecimiento no es la demanda interna, sino las exportaciones, fundamentalmente a China y Estados Unidos".

Los mayores porcentajes de empleo informal se registraron en Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, con cerca de 60 por ciento, y los menores en Costa Rica, Panamá y Uruguay, con alrededor del 40 por ciento, de acuerdo a cifras del 2004.

Asimismo, la cobertura en salud y pensiones creció en Argentina, Colombia y Costa Rica (80 por ciento), pero bajó en Panamá, Venezuela y Perú (48 por ciento).

De otro lado, el director regional señaló que también se ha reducido la tasa de participación de la población económicamente activa en el mercado laboral, que pasó del 58,7 por ciento en 2004 al 58,4 por ciento este año.

Estos datos revelan que "hay menos gente en el mercado laboral", agregó el experto, debido a una probable caída en la tasa de fecundidad y a las migraciones, detectadas en mayor número en México, Ecuador y Perú.

Alrededor de 18 millones de personas nacidas en América Latina y el Caribe residían en Estados Unidos en 2001, así como 840.000 en España y 622.000 en Canadá, según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos.

Las remesas enviadas por los inmigrantes latinoamericanos a sus países de origen representaron 45.800 millones de dólares en 2004, que fueron utilizadas en más del 60 por ciento para el sustento de los familiares. EFE