¡Leeoooooneeeelll, escuchame, se que estas ahí…!

Por Carlos Luis Baron viernes 17 de febrero, 2012

La primera vez que levi fue en el intermedio Omar Torrijos del kilometro ocho de la carreteraSánchez, eso si bien recuerdo ocurrió por el año 1990, luego de la derrotafraudulenta que le propino el Ex Presidente Joaquín Balaguer en mayo de esemismo año a Don Juan. Contaba usted con apenas 37 años de edad. Yo en eseentonces estaba militando en los Comités de Trabajos Peledeistas, y meconvocaron porque usted daría una conferencia denominada “La Era de Clinton”.La impresión que me causo escuchar tanta exhibición de conocimiento, dominiodel lenguaje y capacidad de transmitir un mensaje ordenado, bien argumentado, ysin power point ni ningún papel de apoyo; duro usted alrededor de cuatro horashablando y luego respondiendo preguntas de quienes les escuchábamos. Yo conapenas 20 años de edad quede súper impresionado, por la brillantez de supersonalidad, esa perfecta combinación de sabiduría al hablar, capacidad en lostemas que trata, compromiso patriótico y denotada humildad.

Al terminar laConferencia, usted se aparto con cierto dejo de timidez, saludaba a todos losque se le acercaban con refinado trato, pues yo también aproveche y me leacerque, le tendí por primera vez mi mano a alguien que tenía una especie deaura mágica y figura atrayente, y le dije, que Dios me ayude a recordar bienmis palabras: “Son todos los miembros del peledeismo asi como usted? A lo queusted me respondió, bueno si, tratamos,y yo inmediatamente le respondí, pues Don Juan ya puede estar en paz, unageneración nueva estará a su estatura, usted sonrio, y me dijo, gracias”.

Mi Padre, que en pazdescanse, hombre de inteligencia natural, profesional de la medicina devocación y poseedor de un poderoso carisma, siempre tuvo la dicha de estar colocado en el lado ylas posiciones correctas cuando se trataba de las luchas por las libertades denuestro pueblo. Primero abrazo la causa perredeista en el año 1978, y luego seadhirió al compromiso patriótico de los que siguieron a Juan Bosch una vezrenuncio del partido que había fundado en la habana en 1939 con otros celebresdominicanos exiliados por la dictadura cruel y malvada del sátrapa. Así lohizo, así siguió hasta el final de sus días, jamás abandono la causapeledeista, siempre la constituyo casi como un credo, y le dio importancia deprimera. Me infundio el habito por la lectura, y siempre me daba tareas de leerlos buenos artículos del semanario Vanguardia del Pueblo, y la revista quesalía con cierta periodicidad Teoría y Acción. El distribuía religiosamente elperiódico peledeista y cotizaba de sus ingresos dinero para la obra patrióticaque bien lideraba el Profesor Juan Bosch.

En esos años delectura de esa excelente revista de formación política, me parece que usted erael director del semanario Vanguardia del Pueblo, y yo le leía a usted mucho;recuerda esa idea esbozada en uno de esos brillantes artículos que ustedescribió, permítame citarlo aquí: “Al no darse cuenta de los verdaderos motivosde las luchas de los pueblos que aspiran a alcanzar su liberación nacional, losEstados Unidos están de antemano destinados al fracaso, sea con doctrinasconvencionales o principios no convencionales, y en todo caso, su fracaso seráde altísima intensidad”. Esto está escrito en la página 10 de la No. 78 deseptiembre del 1986. Usted era el director de la revista para ese tiempo. Ungran articulo.

Herede de mi amadopadre Rafael Guillen Díaz, algunos de sus libros de corte teológicos,históricos y todas las revistas de teoría y acción, que las conservo como loque son una verdadera joya, brota de sus páginas el perfume de esos tiemposdecorosos de ideales puros, compromiso soberano y consagración absoluta a lacausa de la Patria. En otra encontré otro de los extraordinarios artículos queusted escribía, permítame citar un trozo de este aquí por favor: “Sometida auna influencia de esa naturaleza, la Republica Dominicana no ha podido alcanzarlos atributos plenos de un Estado enteramente soberano e independiente, y esque por esa razón que al vislumbrar lo que han sido históricamente las relacionesentre Estados Unidos y la Patria de Duarte, algunos hacen suyo el credo deldictador Porfirio Díaz: Qué desgracia la de México, tan lejos de Dios y tancerca de los Estados Unidos”. Página 17, Revista Teoría y Acción No. 102,Septiembre 1988.

Tengo en mi propiedadsus artículos del periódico Vanguardia del Pueblo post fraude electoral deBalaguer en las elecciones del 1990. Había que tener mucha convicción ética yvalor personal para hablarle como usted en esos artículos le hablo al Dr.Balaguer. Cuanta admiración despertó en mi tanta claridad de pensamiento, nomuy usual en un joven, por eso cuando lo vi en la Conferencia que describí anteriormente, para mí fue un gran honor estrecharle mi mano.

Luego de mi experiencia personal con su persona, cada vez que lo solía ver en los espaciostelevisivos me convertía yo en un propagandista suyo, sin usted saberlo. Unavez estaba usted en el Programa de Fredy Beras Goico de los domingos, El Gordo de la Semana, y El lo entrevistaba, y la tituladora de la televisión ponía Leonel Fernández, Experto en Asuntos Internacionales. Se recuerda? Bueno esa vez yo saque a mi madre de la cocina, yle dije siéntese ahí y escuche a este hombre, y cuando ella lo estaba escuchando, su piel se ponía de gallina, al tiempo que decía, santo Dios, que fuerza irradia. Y yo me atreví a decirle a mi madre, mami ese va a ser el próximo Presidente de este País.

Toda esta larga descripción anterior, era para llevarlo un poco a ese pasado luminoso de su vida, lleno de dignidad y compromiso social patriótico, desde mis experiencias personales con su persona, bueno no son muchas pero las que fueron me llegaron. Siempre he sido muy intuitivo, siento cosas que van a suceder, y con usted no me equivoque. En otras ocasiones estuve cerca de usted pero no vienen al caso ahora.

Sabe, yo le hablaba ami papa de usted, y El siempre me decía, si, es inteligente, pero es muy joven mijo. Que duro fue romper con ese encasillamiento, y otorgarle el mando de una nación a una persona joven, mejor entendedor de los códigos de conducta de las nuevas generaciones. Yo fui uno que lucho por ello arduamente. Y gracias a Dios se logro, hubo una ruptura de ese liderazgo caudillezco nonagenario con la aparición de su persona en la arenapolítica. Fue un paso grande y agigantado que dimos los dominicanos y lasdominicanas.

Yo también esperaba que hubiera una ruptura de los vicios del sistema político pasado, de las mañas y maquiavelismo con que se manejaba el asunto publico en detrimento de la moral y los mejores intereses de las mayorías. Cuando se dio su triunfo, yo ya me sentía un tanto inseguro, no confiaba del todo como antes, bueno es que había pasado algo, la política, eso de táctica y estrategia, muchas veces termina deformando a la persona, hay muchos políticos, y poquísimos lideres, los lideres son aquellosque nacen no solo para dirigir sino también para influir con sus ideas en la colectividad que lideran, los políticos se adaptan a la colectividad, seesfuerza en parecerse a ella solo para lograr un fin y luego vuelven a suestado natural. Cuando se dio eso en la media naranja del Estadio Olímpico, esafalacia del Frente Patriótico, yo me sentí muy triste. No eran prejuicios, acuérdese que le decía anteriormente, que he sido muy intuitivo, y la energía que sentíese sábado, recuerdo que venía de Mao acompañado de un amigo, y entrando a laCapital, todo se veía turbio y oscuro. Ver a los peledeistas mezclados con losreformistas, la decencia y la disciplina histórica con el caos, la bajeza y la bebentina, fue un choque fuerte para mí. Yo se que usted me entiende, porque usted sabe cómo eran los mítines con Don Juan, ese si fue un profesor, levanto un partido con educación, valores, principios, sacrificios y espartana voluntad.

Llegue ese día a micasa y le dije a mi madre, el Diablo nunca duerme, contaminaron a Leonel. Aunque reconocía que esos votos eran necesarios para el triunfo, yo en lo más profundo de mi ser sabia, que aunque ese acto no se hiciera Balaguer no le iba a entregar de todos modos a Peña Gómez, y buscaría una forma menos comprometedora de los principios peledeistas para endosárselo, ya Balaguer lo había recibido en el Palacio, antes de la primera vuelta, y el pobre Peynado, acorralado. Desde ese momento, el virus del oscurantismo había penetrado, la ralea del Balaguerismo histórico lleno de lodo las aguas limpias de las corrientes ideológicas que tanto esfuerzo y sacrificio habían costado. Se perdió la inocencia, sin tan siquiera haber llegado al poder. Yo me dije, si eso es ahora, que será después cuando este instalado en el palacio presidencial. Los triunfos de la luz duran su tiempo, hay que madurar primero, debemos pasar procesos, es el necesario desierto que se convierte en garante de no fallar una vez alcanzamos lo anhelado.

La oscuridad solo piensa en el momento, y de momento en momento vive corrompiendo todo lo que pueda atentar con su régimen de falsedad. Y usted, hermano, paso de ser una promesa para el pueblo pobre que lo esperaba con ilusión, en un defensor y representante de los sectores conservadores del país que durantetoda su vida había atacado con firmeza y convicciones ideológicas claras.

Y ni hablar de lo que le ha sucedido hasta este tiempo, ya usted no es usted, Dios mío donde esta El, a donde se fue,…Leeeeeoooonnnneeeelllll….!

Le quedan unos pocos meses en el poder, usted piensa que volverá, pero yo se que no volverá, pero eso no importa ahora, lo importante es usted mismo. Despierte! No pierda sualma! Dios lo espera, atrévase a buscarlo de verdad no politiqueramente. No se deje vencer por la maldad, esta aun a tiempo, toda gloria humana es pasajera,lo que importa es el amor, el servir a nuestro prójimo, la paz, no las poseciones, no el supuesto poder, nadie se queda para siempre en este plano carnal, de que sirve entonces todo el esfuerzo realizado. Vanidad de vanidad todo es vanidad, dijo el predicador.

A mí meduele mucho el sufrimiento espiritual que le aguarda, nadie escapa de su propia conciencia, las fuerzas del mal desechan lo que ya no le es útil.

Dios tiene poder, y sabrá iluminarle el camino hacia su trono de Amor. Y con gozo le estaremos esperando.Yo veo en usted al personaje Vader de la película las Guerras de las Galaxias, al final escucho a su hijo bien amado Luke, se despojo del casco negro metálico cibernético y retorno del lado oscuro de la Fuerza al lado de luz de la misma. Luego expiro, pero salvo su alma.

Le he hablado a un hermano dominicano, gracias por escucharme.