Leonel destruye al PRD o es el PRD que se destruye a sí mismo

Por Carlos Luis Baron jueves 7 de junio, 2012

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD), fundado por Juan Bosch, Ángel Miolán, Juan Isidro Jiménez y otros más en 1939, en La Habana, Cuba, hace 73 años, han sido más de 7 décadas de pleitos entre su dirigencia: antes y ahora.

La primera gran división se produjo en 1973, con la salida de Bosch y Peña Gómez, que fundó el PLD. La segunda la

protagonizaron Salvador Jorge Blanco y Jacobo Majluta, en 1982, (su hijo Orlando Jorge Mera, como cosa del destino, es parte de la conjura para una nueva división en esa entidad política). Las diferencias entre Majluta y Peña Gómez, en 1986, posibilitó la fundación BIS, que por cosas de la política, apoya al PLD. Majluta formó, a su vez, el PRI con el que participó como candidato en las elecciones del 90, porque, aunque Peña Gómez había formado el BIS, fue el candidato del PRD, debido a que la JCE, controlada por Balaguer, influyó para que él obtuviera ganancia de causa. Designó a Mejía como presidente del BIS.

La historia traumática y de pleitos en el partido del jacho, Hipólito Mejía se ha convertido en un ente de división. Él expulsó a Hatuey, que creó al PRSD, quien llamó a votar por el Diablo, antes que por su ex compañero de partido, pero por cosas que pasan en la política, le apoyó en el pasado proceso electoral. Ahora las diferencias son entre Mejía y Vargas, que amenazan con otra gran división en el partido blanco.

Como hemos visto, tienen poco más de 7 décadas de pleitos y de inquina, pero resulta que Leonel Antonio Fernández Reyna, Presidente Constitucional de la República hasta el 16 de agosto, quien será sustituido por Danilo Medina y su mujer, es de cuidado, porque está provocando la destrucción del sistema de partidos.

El jovencito criado en Villa Juana, el que iba a jugar basquetbol con un libro bajo el brazo, con un discurso que convence al más incrédulo y con un manejo sobre política doméstica y global envidiable, se le atribuye haber destruido al PRSC, pero resulta que sin el “piojillo”, el partido del gallo colorao obtuvo una buena cantidad de votos que, para ser justo, fue importante para ganar en primera vuelta el pasado 20 de mayo.

Ahora, no se conforma con ser el exjefe de Estado con mayor poder acumulado fuera de él, sino que, su última maldad ha sido la destrucción del PRD, que según el presidente de uno de los grupos en pugna por el control del partido, él (Leonel), no destruirá ni se quedará con esa organización.

Sólo nos resta, a ver si se ayuda a la reflexión, recordar la frase del fallecido líder de la organización: Peña Gómez: “sólo el PRD destruye al PRD, el PRD unido jamás será vencido”. Me surge la pregunta ¿Será Leonel quien destruye el PRD o es el PRD quien se destruye a sí mismo con sus luchas estúpidas?

Es periodista, egresado de la Escuela de Comunicación Social de la

UASD e Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”.