Leonel Fernández le faltó el respeto a la solemnidad de la Asamblea Nacional

Por Carlos Luis Baron martes 28 de febrero, 2012

Los planteamientos hechos por el Dr., Leonel Fernández, en su discurso de rendición de cuentas ante el congreso nacional, constituye la viva manifestación de un dirigente político. Lejos de un discurso presidencial, esta intervención se reflejo en una recopilación cargada de falacias y llena de demagogias, las cuales fueron rendidas ante un organismo de dirección del partido morado, la solemnidad que representa la asamblea nacional fue violada en su totalidad para dar paso al discurso promocional de las posiciones del P.L.D. y la presentación de sus candidaturas. En una parte de sus discurso, el Dr. Fernández, elevo su queja por las criticas recibidas de un representante de la iglesia católica, motivadas por los exagerados cálculos matemáticos que siempre adornan su intervención, pero que los resultados finales de esos números son completamente negativos, de ahí la expresión que ha molestado al Dr. Fernández, la cual dice: “El pueblo no come con Números”.

Cuando el Dr. Leonel Fernández, plantea en su queja que: “Los Números Reflejan lo que el Pueblo Come”, debe hacer una operación matemática en la cual sus resultados reflejen objetivamente la realidad, sin disfrazar los verdaderos resultados, pues la realidad es la siguiente: Durante el periodo 2000-2004, encabezado por el ing. Hipólito Mejia, el país vivió una crisis financiera, provocada por los sectores oscuros de la sociedad dominicana y encabezados por el P.L.D. Solo el arrojo y la responsabilidad del presidente Mejia, pudo enfrentar esta crisis. En el gobierno del ing. Hipólito Mejia, el Dólar presentaba una tasa de 55 x 1, y a pesar de eso los precios de los artículos de primera necesidad se mantenían asequibles para la población.

El Dr. Fernández debe explicarle al país, para que sus números le den, que en el gobierno de Hipólito Mejia, el Inespre vendía en toda la geografía Nacional, la libra de arroz a 5 pesos y los plátanos a 2 pesos, además de los otros productos agrícolas que se vendían baratos y el pueblo los podía comprar. Pero en el gobierno del P.L.D., el Inespre desapareció. Que el Dr. Fernández, explique al país, porque siendo la Republica Dominicana, un país completamente agrícola y productor de arroz, ha sido auspiciada la importación del cereal, en perjuicio de los productores criollos. Leonel habla mentiras cuando dice que en este país la educación esta bien, ¿acaso no ve el presidente los reportajes de los miles de estudiantes, que reciben docencia en enramadas y en patios y en las escuelas no hay ni siquiera tizas para escribir, ni pizarras, contrario a la justificación que quiso presentar un mercenario Diputado Reformista, que pretendiendo hacerse el gracioso con el Dr. Fernández, dijo que las escuelas eran una realidad, cosa esta completamente falsa.

El Dr. Fernández le falta el respeto al padre de la patria, Juan Pablo Duarte, al querer compararse y comparar a sus funcionarios con el patricio, aquí hay un abismo del cielo a la tierra y que recuerde el Dr. Fernández que cuando se produjo el grito de Independencia, Duarte rechazo la propuesta de que el fuera el presidente y su seriedad era tan pura que, siendo el un funcionario común, se le asigno una misión en la Región Sur del país, donde tuvo que trasladarse, para estos fines se le entrego $1,000.00 (Mil Pesos), para sus gastos, cuando Duarte fue a su misión, solo gasto $300.00 (Trescientos Pesos), los $700.00 (Setecientos), que le sobraron, los devolvió en la oficina del estado que correspondía. Duarte nunca pensó en tener poder para lucrarse y hacerse millonario a expensas del pueblo dominicano.

Al usted mencionar a la Pequeña Burguesía, debe decir que de Bajos y Medianos Pequeños Burgueses, sus funcionarios lo que han integrado es una Oligarquía, que no representa ningún beneficio para esta nación en cuanto a su participación en los medios de producción. La cúpula que el Dr. Leonel Fernández Representa es un sector social que solo se ha dedicado a acumular fortunas y nada mas, de pequeños Burgueses se han convertido en Oligarcas.

Hasta La Victoria Siempre