Leonel Fernández y la deuda externa

Por Carlos Luis Baron domingo 8 de enero, 2012

En su discurso de juramentación del 16 de agosto de 2004, el Presidente Leonel Fernández se refirió al estado de la deuda externa dominicana con las siguientes palabras:

“Con respecto a la deuda externa, cabe señalar que cuando llegamos al gobierno por primera vez, en el año 1996, la deuda externa de República Dominicana era de 3 mil 810 millones de dólares.

“Cuatro años después, en el 2000, cuando descendimos del solio presidencial, esa deuda había disminuido a 3 mil 635 millones de dólares.

“¿Quién, en su sano juicio, jamás habría pensado que en el período constitucional que en estos momentos llega a su fin, esa deuda sería llevada a 7 mil 200 millones de dólares, esto es, casi al doble de la que había cuatro años antes?”.

Pues bien, antes de adentrarnos al aspecto esencial de esta entrega, debo precisar tres aspectos: primero, que ciertamente, como bien dijo el Presidente Fernández, el monto absoluto de la deuda externa bajó durante su primer gobierno, pero el gobernante jamás le dijo al país que los préstamos internaciones de su primer gobierno fueron contratados a corto plazo, con intereses muy elevados, contrario a lo que ocurrió después, cuando la mayoría de los empréstitos fueron tomados a largo plazo, con intereses más bajos.

Segundo, que de acuerdo a los informes económicos de la época, emitidos por Banco Central, el monto absoluto de la deuda externa en el año 2004 ascendía a 6,379.7 millones de dólares, una cantidad inferior en 820.3 millones a la afirmada por el nuevo mandatario.

Tercero, en el monto de los 7 mil 200 millones de dólares dado por el Presidente Fernández estaba incluida la deuda interna, que junto a la deuda externa forman la deuda pública global del país.

Ahora veamos qué ha ocurrido con el estado de la deuda externa, desde 2004 hasta el presente. Debo recordar que la cúpula del PLD se pasó 30 años, desde el nacimiento del PLD hasta el 2004, condenando el endeudamiento externo de los gobiernos de Balaguer y del PRD. Si alguien recopilara los artículos de opinión y las declaraciones de la alta dirigencia del PLD con relación al tema, de seguro reuniría varios tomos, dignos de recordación.

Pero ocurre que el PLD ya no es ni sombras de su pasado de gloria; ahora es un partido degenerado, conservador, neoliberal, populista, manipulador, tramposo, simulador, corrupto hasta el tuétano, donde conviven muchos delincuentes, arribistas y vividores de la política. Si Juan Bosch existiera, hace tiempo que hubiese fundado otro partido. No olvidemos que Bosch renunció del PLD en 1990, tras el fraude electoral que le hicieron los balagueristas y sus palabras fueron las de un líder desengañado y traicionado por esa pequeña burguesía trepadora que asaltó el Comité Político del PLD. Ahora reflexionamos y nos preguntamos si valió la pena que Bosch abandonara al PRD en 1973.

El Presidente Leonel Fernández muy pronto dejará el poder. El 16 de agosto de 2012 bajará del solio presidencial y pasará a engrosar las filas de los “desempleados”. Cuando concluya su tercer mandato vendrán las evaluaciones de sus gobiernos en los aspectos social, económico, político, ético e institucional. Por ahora, volvamos al tema de la deuda, pues las cifras que manejamos al respecto son espeluznantes.

Busqué la información en el portal del Ministerio de Hacienda y encontré que hasta el 31 de diciembre de 2011, la deuda externa ascendía a 13 mil 90 millones de dólares, más del doble de la deuda desembolsada hasta el 31 de diciembre de 2004. Eso significa que la deuda externa contratada y desembolsada en los dos últimos gobiernos del PLD se ha más que duplicado, si aceptamos las cifras del gobierno.

Los dos últimos gobiernos del PLD han llevado la deuda externa a niveles sin precedentes en la historia económica de República Dominicana. Lo mismo ha ocurrido con la deuda interna. Según las cifras de la Dirección de Crédito Público, del Ministerio de Hacienda, la deuda del Sector Público No Financiero, al 31 de marzo 2011, ascendía a 4,559.3 millones de dólares. Ambas deudas, la externa y la interna, totalizan, siempre que aceptemos las cifras oficiales, 17,649.3 millones de dólares.

Los economistas independientes no creen que ese sea el monto absoluto de nuestra deuda pública global; creen que ambas deudas rondan los 24 mil millones de dólares. Las dudas vienen porque el Ministerio de Hacienda maneja datos que no siempre coinciden con los del Banco Central. Además, el equipo económico del gobierno engañó a las misiones del FMI que vinieron al país a revisar las condiciones del segundo acuerdo Stamd-by firmado con el gobierno dominicano en noviembre de 2009.

De manera que habrá que esperar algún tiempo para que se aclare a cuánto es que realmente asciende la deuda pública global del país, la interna y la externa.

Si usted suma los miles de millones de dólares que debe el Estado dominicano con los cinco “paquetazos fiscales” de los dos últimos gobiernos de Leonel Fernández, fácil será arribar a la triste y lamentable conclusión de que sus gobiernos han hipotecado el futuro económico de la nación. Un fuerte endeudamiento público y una voracidad fiscal han sido las claves de la llamada estabilidad macroeconómica de que tanto hablan los corifeos del gobierno.

Leonel Fernández jamás pensó, cuando volvió al poder en el año 2004, que sus dos mandatos terminarían más que duplicando la deuda externa del país, un tema, que junto a la corrupción administrativa, fueron parte de sus encantos cuando vivía muy pobre en la oposición.