Leyendo en la realidad

Por Carlos Luis Baron lunes 6 de febrero, 2012

Hay un dicho muy famoso en el cual se sustenta que: “tantas veces se dice una mentira, que termina convirtiéndose en una realidad”. Pero en el caso particular de Danilo Medina, se la ha ido en tiro por la culata. El departamento de campaña y publicidad inició diciendo que las encuestas le daban un 24%, lo cual al parecer era creíble, pero de repente comenzaron a decir y sin causas que lo justificaran, que ya tenía un 40%. Después, y confiando en la poca educación del pueblo, le dieron un cómodo 47%, pero todos los que hacemos vida pública nos preguntamos: Y de dónde? Sin embargo, la cosa siguió, y ya tenían una donde le llevaba 9 puntos por encima a Hipólito, pero parece que Danilo los llamó a capítulo, y no se atrevieron a publicarla.

Es cierto que en política todo se vale, pero hay cosas que no le hacen nada bien a quien supuestamente le debe favorecer. Por eso Danilo le dio un giro a su estrategia de campaña y eso le ha beneficiado. Sin embargo, y aunque el mismo Leonel ha salido a hacer campaña, la gente advierte que esa campaña no es para Danilo, y menos para su mujer, es abriendo la brecha para un cómodo regreso en el 2016. El PLD no suma, pero Leonel mantiene el aprecio de muchos dominicanos, que aunque ahora no votarán por Danilo, siguen creyendo que Leonel es una buena opción.

No importa los recursos del estado que se malgasten en esta campaña, como lo hace la primera dama. El pueblo ya parece firme en su decisión de cambiar los inquilinos de la casa presidencial. Yo tengo grandes amigos al lado de Danilo, como lo es Euri Cabral, mi compañero de estudios secundarios en el Ramón Emilio Jiménez y luego el Fabio Amable Mota, en Los Minas, pero ni eso me hace aventurarme. Danilo luce desgastado mientras que Hipólito parece crecer cada día más. Produce nausea ver a un candidato usando los recursos del pueblo y usando la primera dama como el único recurso de crecimiento y apoyo a sus intentos de llegar al solio presidencial, hasta los más analfabetos dominicanos hablan de eso. Danilo debe pedirle, antes que sea más tarde, a la primera dama que renuncie a su puesto y que le apoye sin usos directos de los recursos del estado, ya que eso no le está beneficiando nada.

Héctor Guzmán dijo: “Danilo Medina se encuentra en un estado que calificó de crítico, debido al fracaso de las últimas convocatorias públicas, especialmente en la ciudad de Santiago. Héctor Guzmán señaló que una muestra del desgaste que presenta el binomio Danilo Medina-Margarita Cedeño de Fernández es la suspensión de la marcha caravana que sería realizada en esta ciudad de la región del Cibao y la pobre marcha caravana realizada el pasado domingo por la señora Cedeño en San Juan de la Maguan debido al poco entusiasmo que generaran las actividadades proselitista y, añadió, al cambio en la línea gráfica del candidato oficialista.”

Danilo Medina, el candidato oficial del PLD, negó que su compañera de boleta, la primera dama Margarita Cedeño de Fernández, esté utilizando los recursos del Estado en la campaña electoral, tras afirmar que los fondos que ella utiliza provienen de la oficina del comando de campaña de ese partido. Pero nadie se traga ese hueso amigo Danilo, revise su posición.

Por otro lado está el problema de la JCE, en el cual el PLD no sede el director de cómputos, se supone que ese organismo debe ser imparcial y más en ese departamento. Al respecto hoy vimos la reunión del Leonel y Miguel, ellos pactaron dejar al susodicho, pero con una cuadrilla de supuestos imparciales, en ese mangú, como de costumbre, participó el príncipe de la iglesia católica. A todo esto se le suma el control del PLD en la Suprema Corte de Justicia y las demás denominadas “altas cortes”. No hay que ser ni siquiera bruto, para ver que se está haciendo un chocolate, que ni huele ni sabe a chocolate.

En lo que parece que Danilo avanza, es el que logra hacer creer que Miguel terminará traicionado al PRD, o mejor dicho a Hipólito. Toda la campaña en ese sentido va bien lograda, de manera tal que parece que Leonel Y miguel tienen claro sus proyectos hacia el 2016, pues a ninguno de los dos les conviene que ganen sus candidatos. El pacto logrado hoy, respecto de JCE, parece favorecer a Danilo y perjudicar a Hipólito, pero como el asunto es de presidentes a presidentes de partidos, el caso se torna institucional.

A mí me parece que un fraude a estas alturas del juego, no le conviene a nadie.

Que opina usted?