Líderes políticos ¡escuchen al Papa Benedito XVI!

Por Carlos Luis Baron lunes 4 de junio, 2012

El Parque de Bresso en Milán, en la Fiesta del Testimonio, donde se celebró la misa y vigilia de clausura del VII Encuentro Mundial de las Familias Católicas, ha sido el escenario en que Su Excelencia Reverendísima, Benedito XVI, hizo un llamado a la clase política universal para que los partidos políticos sean responsables y no prometan lo que no puedan cumplir, a la vez les recordó a los políticos que la “Política es una responsabilidad ante Dios y el Pueblo”.

En nuestro país hace pocos días que el pueblo dominicano concurrió a las urnas para elegir el Presidente y Vicepresidenta de la República, y aunque no podemos asegurar que el pueblo fue seducido por los discursos y plataforma programática, sino, que otros recursos de campaña fueron los mejores aliados del partido gobernante reelecto, aunque no podemos soslayar los traumas del proceso electoral, debemos abocarnos al obligatorio reencuentro de la sociedad dominicana con la finalidad de auspiciar su unidad, y aunar esfuerzos de los partidos, empresarios, sociedad civil, iglesias, juntas de vecinos, en la tarea ingente de los retos que tenemos como nación.

Al leer los diarios dominicanos de domingo, no da la impresión que estamos en la transición de cambio de gobierno, sino, que los partidos han seguido como si hubiese una segunda vuelta, los articulistas oficialistas atacando a quien fuera el candidato del partido opositor, que de partido a partido resultó ganador, aunque por el gradiente sumatorio de los partidos aliados, resultó derrotado. Por otro lado, observamos en un telón de fondo: “HIPOLITO MEJIA. El Presidente Demócrata que el Pueblo Eligio”. En un acto con la participación del Ing. Mejía, en el Polideportivo de Pueblo Nuevo.

En toda parte del mundo, pasado un proceso electoral y proclamado un candidato ganador, si no hay impugnaciones a las elecciones, los candidatos participantes, los partidos, los equipos mediáticos, se retiran del escenario para permitir que el equipo gobernante diseñe su gabinete y plan de gobierno a corto, mediano y largo plazo.

Recuerda un ejemplo de civilidad política extraordinaria, el Canciller Alemán Gerhard Schroeder, en el 2005 al no lograr un voto de confianza del Parlamento, solicito elecciones adelantadas y el Presidente Federal Horst Köhler, disolvió el Parlamento y llamó a elecciones el 18 de septiembre del 2005. Tras una campaña corta e intensa, ninguna de las formaciones políticas SPD Y CDU, no lograron mayoría, por lo que se constituyó lo que se denomina la “Gran Coalición Alemana”: Un Acuerdo de Nuevas Oportunidades. Debo advertir que esta fue la segunda porque la primera Gran Coalición se produjo del 1966 al 1969.

Esta alianza post electoral de estos dos grandes partidos antagónicas, fue impuesta por los electores que no dieron margen a una mayoría aplastante de ninguno, o de manera fortuita por una simple regla aritmética, hay tratadistas modernos en política que establecen que cuando los márgenes electorales son escasos, significa que nadie es dueño absoluto del poder, por lo que un gobierno de consenso nacional garantiza la ejecución eficiente del ejercicio de gobernar.

Quiero volver a reiterar mi propuesta a la nación, el margen electoral fue estrecho entre Danilo e Hipólito y en vista de que el PLD tiene el Poder Legislativo, el Poder Judicial, el Poder Ejecutivo y la mayor parte del poder Municipal, aunque no está contemplando en la Constitución de la República, debe auspiciarse un espacio de debate entre todos los partidos políticos reconocidos por la JCE, para debatir la “Agenda de Desarrollo Nacional y Políticas Públicas”, donde además equipos técnicos de los partidos planten sus puntos de vistas sobre temas cruciales como educación, economía, salud y seguridad nacional. He sugerido el nombre de “Conferencia Permanente de los Partidos Políticos Dominicanos”. Debo establecer bien claro, para mi primero está la República Dominicana y luego existe el Universo con toda su magnificencia existencial.