Líderes presentan borrador incompleto para evitar colapso

Por lunes 22 de agosto, 2005

Bagdad, 22 ago (EFE).- El Parlamento iraquí recibió hoy, lunes, un borrador provisional de la nueva Constitución, entregado por los líderes iraquíes apenas cinco minutos antes de que expirara la prórroga de una semana dada por la Cámara.

Pese a que las divergencias no han sido salvadas, los dirigentes iraquíes prefirieron presentar el texto incompleto para evitar la disolución de la Asamblea Nacional y el colapso de todo el proceso de transición auspiciado por Estados Unidos.

Poco antes del medianoche, el presidente de la Cámara, Hayim al-Hasani, comunicó a los diputados presentes que el texto estaba en su mano, pero advirtió que existen aún puntos conflictivos que deberán ser resueltos antes del viernes.

"Todas las partes han aceptado el borrador de la Constitución, pero todavía hay algunos asuntos pendientes que se arreglarán en los próximos tres días", afirmó.

Al-Hasani no especificó a la Cámara cuales son las discrepancias, aunque después aclaró a una periodista que son las mismas que la semana pasada obligaron a la prórroga: el federalismo, el papel del Islam y el reparto de las riquezas.

Durante todo el día se había especulado con la posibilidad de que el texto fuera presentado pese a la oposición de los suníes debido a la presiones de Estados Unidos, que temía que un posible fracaso minara su política en Irak.

Fuentes cercanas a la Comisión que redactó el borrador filtraron que el texto resolvía el espinoso problema de la división del Estado con una fórmula de compromiso en la que se calificara a Irak como una "república democrática, parlamentaria y federal", sin detallar este último calificativo.

Con ella, chiíes y kurdos pretendían salvar las reticencias de los suníes y aplazar la peliaguda cuestión hasta después de las elecciones.

El malestar de los suníes, que se sentían marginados, era evidente minutos antes de que Al-Hasani presentara el texto a la Cámara.

Saleh al-Mutlak, miembro suní de la Comisión que redactó el borrador, insistió ante los periodistas en que su comunidad no aceptaba el documento y albergaba dudas sobre la legalidad de presentar un texto no consensuado.

Tarek al-Hasani, secretario general del Partido Islámico Iraquí, el principal grupo de Irak, precisó que su comunidad presentó durante las negociaciones de la tarde unas propuestas que no ha visto reflejadas en el borrador.

"Son puntos que reflejan las aspiraciones de los iraquíes, y que esperamos que sean aceptadas en los próximos días", afirmó.

La nueva coyuntura, no contemplada en la ley interina de Administración del Estado, abre ahora un nuevo paréntesis de incertidumbre en el proceso de transición iraquí.

Una vez entregado el texto debe ser aprobado por la Cámara -para lo que se necesita una mayoría simple-, pero de momento no existe fecha para la votación.

En caso de que sea aprobada, la Carta Magna será sometida a referéndum popular antes de finales de octubre.

Si el pueblo la acepta, se convocarán nueva elecciones a mediados de diciembre, pero si dos tercios de los votantes en tres de las 18 regiones de Irak la rechazan, la Constitución quedará invalidada y deberán celebrarse comicios legislativos.

Los grupos suníes volvieron a advertir hoy que harán campaña por el "no" si no se satisfacen sus demandas. EFE