Llega ayuda humanitaria mientras aumenta la cifra de víctimas

Por lunes 10 de octubre, 2005

Miami (EEUU), (EFE).- La ayuda humanitaria llega hoy con más fluidez a Guatemala, el país de Latinoamérica más afectado por las lluvias y donde la cifra de personas muertas se eleva ya a 652, mientras que en Colombia se confirmaron 39 muertes a causa de las precipitaciones. La tormenta tropical "Stan" ha dejado a su paso por Guatemala miles de damnificados y cerca de 700 millones de dólares de pérdidas en la agricultura y en la infraestructura, según cifras preliminares, dijo hoy el vicepresidente, Eduardo Stein.

Las labores de rescate de las víctimas continúan hoy en remotas comunidades de Guatemala, a pesar de que las esperanzas de encontrar sobrevivientes son escasas.

Las autoridades creen que será difícil establecer cifras definitivas de muertos, debido a que centenares de personas fueron sepultadas por el lodo y las rocas de los aludes y se teme que no puedan ser encontradas nunca.

Sólo en la población indígena de Panabaj, en Santiago Atitlán, a 180 kilómetros al oeste de la capital, los socorristas afirman que unas 3.000 personas pueden haber muerto bajo toneladas de lodo.

Las autoridades municipales de esa comunidad suspendieron el pasado sábado los trabajos de búsqueda y declararon el lugar "camposanto" para evitar epidemias.

En la localidad de Tacaná, fronteriza con México, fueron rescatados ayer, domingo, 133 cadáveres, pero se teme que decenas más estén soterradas por otro alud ocurrido el pasado jueves.

Los primeros socorristas lograron sortear los obstáculos que las persistentes lluvias y las carreteras destruidas les anteponían y llegaron a las comunidades afectadas para iniciar las labores de rescate.

El vicepresidente Stein, dijo hoy, sin embargo, que aún permanecen incomunicadas 16 comunidades de San Marcos, las cuales carecen de electricidad, agua potable, alimentos, medicinas y combustibles.

Stein aseguró que esas áreas han sido declaradas prioritarias por lo que, hasta que el tiempo lo permita, se continuará con el envío de ayuda humanitaria por vía aérea.

"La población estaba desesperada", acotó el vicepresidente, al explicar que numerosos caminos siguen en mal estado, pero indicó que ya se puede transitar en vehículos de doble tracción para llevar la ayuda humanitaria a los damnificados.

Desde el pasado sábado un grupo de 12 bomberos y médicos españoles colaboran con los socorristas guatemaltecos en las labores de rescate de las víctimas del departamento de Sololá (oeste), uno de los más devastado por el fenómeno natural.

El embajador de España en Guatemala, Juan López-Doriga, dijo que está previsto que en las próximas horas llegue al país un avión procedente de Madrid con más ayuda humanitaria para las víctimas.

En este vuelo, precisó, "también viene otro grupo de 22 bomberos y médicos que se unirá a los trabajos de rescate".

Por su parte, el jefe del Comando Sur de EEUU, el general Bantz J. Craddock, aseguró hoy que su país dará más asistencia a Guatemala para atender a los damnificados e iniciar la reconstrucción del país, azotado por la tormenta tropical "Stan", que también afectó al resto de Centroamérica y México.

Craddock anunció hoy en Guatemala en una rueda de prensa que su país enviará más equipo y logística para apoyar las necesidades de las personas que están en los refugios, como aviones C-130 de carga.

En la actualidad se encuentran en el país unas ocho aeronaves estadounidenses que llevan alimentos a la costa sur y oeste del país, que fueron las más damnificadas por las lluvias.

En Colombia, las fuertes lluvias que han afectado al país desde hace tres semanas han dejado 39 muertos, 48 heridos y 24 desaparecidos, informó hoy el Instituto de Hidrología y Meteorología (IDEAM).

Más de 12.000 familias de unos 54 municipios de 20 de los 32 departamentos que tiene el país han resultado damnificadas, según el informe.

En El Salvador, otro los países azotados por "Stan", las víctimas mortales aumentaron a 71 mientras que unas 70.000 personas se encuentran refugiadas en 537 albergues en todo el país.

En México, el gobierno mexicano se comprometió hoy a no hacer un uso partidista de los fondos y ayudas destinadas a los afectados por las lluvias en el sur del país, donde se ha entrado ya oficialmente en una fase de reconstrucción que progresa lentamente.

El presidente mexicano, Vicente Fox, hizo el anuncio hoy al presentar un informe "no exhaustivo" de los daños y constituir un Gabinete de Reconstrucción encabezado por el secretario (ministro) de Gobernación, Carlos Abascal.

La pretensión del mandatario es que las familias damnificadas vuelvan a la normalidad lo antes posible, un esfuerzo de reconstrucción que costará al país entre 20.000 y 25.000 millones de pesos (de 1.860 a 2.315 millones de dólares).

En Chiapas, el estado más dañado, el temporal ha dejado 15 muertos, 590 comunidades dañadas, unos 100.000 refugiados en albergues y un millón de damnificados. EFE