Lo Mío

Por Carlos Luis Baron miércoles 2 de septiembre, 2015

La crisis económica no tiene sector preferencial en estos momentos, puesto que la clase media, la media baja, y la baja, -que por cierto siempre ha convivido con limitaciones en la administración de recursos económicos-, se encuentran al mismo nivel. La antigua clase media, ha bajado a media baja, la media baja, ha tocado el fondo y la baja, se encuentra en proceso de extinción.

Esta creciente y gravante situación económica, en término de expirar al inverso, y sin discrimen, ha generado un efecto dómino en todas las actividades comerciales a nivel mundial, con un reflejo directo, en la ya alicaída economía norteamericana con una influencia de manera inmediata, en la diminución del poder adquisitivo del pueblo norteamericano, y de todo los que residimos en esta nación.

Al cielo están los gritos de las grandes corporaciones, ya que las pérdidas que han presentado en los últimos tiempo son cuantiosas, complicándose esto con el reciente desplome histórico del mercado de valores de China, ligado a una oleada mundial de ventas provocadas por la desaceleración de China, lo que reflejó incertidumbre entre los inversionistas sobre dónde colocar su dinero cuando la segunda mayor economía del mundo está en declive, según los economistas.

Uno de los sectores afectados por la serie de variable económica negativa, que ha venido presentándose paulatinamente, en un periodo de tiempo prolongado, han sido los canales de transmisión por cable.

Estas corporaciones han visto reducir en un número récord de televidentes que están cancelando suscripciones a la televisión por cable y satélite, según un análisis de The Associated Press de los informes financieros trimestrales de las empresas.

Pero no solo la degenerativa situación económica que afecta esta nación está mermando los abonados al servicio de cable y satélite en USA, sino que también a esto se le suma el consumo de video en streaming, a nivel general, está ya casi al mismo nivel que el de televisión convencional: un 75% de los telespectadores ven contenidos en streaming varias veces a la semana, frente al 77% que ven los programas de televisión emitidos en las cadenas convencionales.

Otro sistema, que han hecho que los televidentes abandonen la televisión por paga, es el nuevo sistema de televisión digital o HD, el cual mejoró la imagen y el sonido de la programación en televisión abierta, con más canales disponibles al público, creando también, nuevas cadenas de televisión y más servicios de telecomunicaciones, como telefonía móvil, para aprovechar el espectro por el cual antes viajaban las señales de la TV análoga, representado una seria competencia para los canales por paga.

Televisión por internet como Netlix, Hulu, Apple TV, Amazon son también una seria amenaza para los proveedores de televisión por cable y satélite, ya que según una encuesta el 53% de los espectadores en los EEUU ve sus programas preferidos vía streaming, sin estar pendiente de la hora de emisión de ese contenido en un canal de cable, al que un 45% de los consultados para una encuesta siguen siendo fieles.

Estas conclusiones, según los expertos, son un reflejo de la profunda y acelerada transformación que atraviesa el sector audiovisual.

A pesar de la competencia que tienen por delante los proveedores de televisión por cable y satélite, y la estampida de suscriptores, que han optado por otras plataformas, mucho más expeditas y económicas para ver sus programas favoritos, estas corporaciones, continúan aumentando los precios de sus servicios, con el fin de reducir sus pérdidas y se esfuerzan en retener clientes a base de nuevas ofertas.

MIGUEL MELENCIANO