Lo que hay que cambiar; y el cambio que nunca ha llegado

Por Carlos Luis Baron viernes 17 de febrero, 2012

La campaña electoral debería comenzar cuando se oficializara por la JCE, pero en nuestro país no es que comienza mañana, como dice hoy la prensa. Podríamos decir que nunca se ha detenido, es una campaña electoral permanente lo que tenemos. Cuánto derroche de riquezas en campañas electorales, y además, probablemente somos el país que pagamos los más altos salarios a funcionarios públicos. Por eso es que decimos que es un PAÍSOTE, el que tenemos los dominicanos. Esto hay que cambiar.

Mientras que en los hospitales públicos los pobres no tienen con qué comprar las medicinas; las madres solteras no pueden alimentar a sus niños, los jóvenes que egresan de las universidades no encuentran empleos, los policías dominicanos ganan unos $4,000 pesos mensuales, –menos de 100 dólares mensuales, arriesgando sus vidas con la delincuencia, el año pasado fueron asesinados más 100 policias–cuando la canasta alimenticia de una familia está por encima de los 500 dólares; la falta de agua , los apagones, la basura; las calles, las carreteras en malas condiciones; los obreros y campesinos motoconchando; la agricultura abandonada; el tránsito por las calles y avenidas un caos; las grandes empresas y los comerciantes por sus cuentas; el medioambiente contaminado; los delincuentes por sus cuentas; no hay control de calidad para proteger a los consumidores; los empleados públicos picoteando y macuteando. Esto hay que cambiar.

Los diputados y senadores con un barrilito para alimentar su clientelismo político y proyección personal; el presidente de la República viajando lujosamente con su séquito todos los meses por diferentes países pagado por el pueblo; Los diputados y senadores ganando cien veces más que un obrero y un policía, –y ahora pidiendo que les aumenten aún más sus altísimos salarios, a parte de todo lo que consiguen prevaricando, extorsionando o reteniendo para sí recursos que deben distribuir a la población que representan. Esto hay que cambiar.

Los políticos que antes andaban en chancletas ahora andan en yipetas, que antes vivían en pensiones ahora viven en mansiones; la Justicia vendiéndose al mejor postor y al que más ofrezca; la corrupción campeándose con su impunidad, y así por el estilo, el rosario es largo ,etcétera, etcétera,etcétera.

Y los candidatos a la presidencia prometiendo un cambio de todo esto, pero elecciones van y elecciones vienen y cuando llegan al poder todo sigue igual, como la canción aquella de Julio Iglesias, "al final la vida sigue igual"……..Esto hay que cambiar .

Y el pueblo siempre cogido de pendango, de borregos y ovejas a trasquilar que llevan inexorablemente al matadero electoral cada dos y cada cuatros años los mismos grupos de siempre de los diferentes partidos que suben al poder. Qué le parece todo esto a usted, opine, no se quede callado, a todos nos afecta esta ignominia de la hiena y gavilanes políticos de nuestro pobre y rico país. Y la ley de partidos engavetada por más de doce años, QEPD, durmiendo el sueño eterno, a ellos no le conviene. Esto hay que cambiar, porque en la República Dominicana, el cambio nunca ha llegado.

Escrito por Andrés Marte ( andresmarte1953@gmail.com)