Lo sabía todo el mundo, menos el número uno

Por Carlos Luis Baron martes 31 de enero, 2012

UNION EUROPEA.- Que el 4% del Producto Interno Bruto PIB es necesario para la educación del país eso todo el mundo lo sabía, menos el presidente de la república, doctor Leonel Fernández, a pesar de que su señora esposa doña Margarita Cedeño de Fernández, lo catalogara como el “padre de la educación” en la República Dominicana.

En sus pronunciamientos reciente, el presidente de la república, doctor Leonel Fernández, muy ufanado se dijo a sí mismo (pero en público) que no sabía para que era bueno la destinación del 4% del PIB para la educación del país y que la inversión de tanto dinero no resolvía el problema educativo de la nación.

Pocos días después de que el primer mandatario hiciera esa desatinada declaraciones, su señora esposa lo doña Margarita Cedeño de Fernández, declaró a su marido como “padre de la educación” dominicana, pero que paradoja, ¿cuanto tenemos que escuchar los dominicanos de boca de personas que al parecer no entienden las cosas?

El presidente Fernández, si entiende bien los asuntos, por algo es el primer mandatario de la república, sin embargo no entendemos a que se debe su negativa: ¿acaso quiere él y su partido mantener a su pueblo como personas taradas mentales para que asimilen bien la política que ellos quieren imponerles?

Existe un viejo refrán que reza de la siguiente manera: El mal comido no Piensa y en ese sentido tienen los peledeistas la razón, de ello viene la miseria por la que atraviesan la mayor parte de los dominicanos porque no pueden pensar y todavía siguen creyendo en que el PLD se debe mantener en el poder. ¿Acaso existe un plan para mantener a un pueblo en condiciones de tarados mentales al compás de ron güira y Tambora?

Son lamentables esos pronunciamientos sobre la educación del país y sobre todo cuando salen de boca del presidente de la república que al parecer no se ha percatado de cuan floja se encuentra el capítulo educativo de la nación, la mejor demostración salió a la luz pública cuando el senado de la república publicó un comunicado de prensa llamando a todo el país a celebrar la fecha del fallecimiento del hombre más grande que haya tenido nuestra nación, el patricio Juan Pablo Duarte, cuando en realidad se celebraría su fecha natalicia.

Igual de penoso ha sido la publicación de los diversos diarios nacionales que informaron que la mayor parte de los estudiantes dominicanos hasta el octavo curso no saben quien fue el padre de la patria dominicana.

Pero no importa, porque si el senado de la república incluyendo a su presidente Reynaldo Pared Pérez, no conocen sobre la vida y muerte del hombre más ilustre que haya parido la nación dominicana, siendo el SENADO el instrumento orgánico que forma nuestras leyes, las sometes y las apruebas.

Si estos nuevos honorables hombres de quienes depende la democracia y el buen manejos de las cosas nacionales porque son quienes hacen las leyes que rigen la nación no tienen el más mínimo conocimiento sobre cosas tan esenciales, entonces la pregunta del honorable excelentísimo señor presidente de la república queda automáticamente contestada: el 4% del PIB es bueno para educar a toda una “Cámara de Senadores” que por lo visto hasta a ellos le falta la educación básica que amerita tener cualquier niño cursando los primeros cursos de la educación Primaria.

Es lamentable que siendo Leonel Fernández el padre de la educación dominicana no se haya percatado de que si los honorables senadores de la república no cuentan con la educación que requieren los ciudadanos comunes, entonces es aún de mayor preocupación, porque el ciudadano común no tiene trabajo para ganar dinero y darle el pan diario a sus hijos, y por tanto tampoco tiene dinero para proveerle un estado de salud adecuada para poder asistir a las escuelas, entonces esto vendría siendo como tener a la iglesia en mano de Lutero.

Pero donde no hay comida y salud, ¿de que educación se puede hablar? Porque los fondos del Estado que deberían ser destinados ha dicho capítulo se quedan plasmados en las garras corruptas de los funcionarios gubernamentales, los hijos de estos si pueden tener buena educación a costa de los impuestos que pagan aquellos que no tienen derecho a enviar a los suyos a las escuelas porque el padre de la educación dominicana les niega ese derecho, y así pretenden seguir gobernando.

P/S Ah! A los que no me conocen y a mis detractores, quiero que sepan que llevo puesta “UNA PIEL DE ELEFANTE” QUE ME SIRVE DE CORAZA.