Los Astros confían en que la historia no se repita

Por martes 18 de octubre, 2005

San Luis (EEUU),(EFE).- Los Astros de Houston regresan al Busch Stadium de los Cardenales de San Luis a protagonizar el sexto partido de la serie, seguros de que la historia del año pasado, cuando quedaron eliminados, no se repetirá.

Los Cardenales vencieron 5-4 a los Astros el lunes por la noche y lograron que la serie al mejor de siete por el título de la Liga Nacional regrese a su campo a partir del jueves, y en caso de que sea necesario el viernes se jugará el séptimo y último, también en San Luis.

Por segundo vez consecutiva el equipo que dirige Tony La Russa se encuentran con marca de 2-3 en su contra, exactamente igual que el año pasado, cuando los Cardenales remontaron los números y eliminaron a Houston de la contienda.

En octubre del 2004, los Astros regresaron a San Luis después de vencer a los Cardenales en el Juego 5, debido a un cuadrangular de Jeff Kent; y en esta ocasión sucedió lo contrario, Houston perdió con un jonrón del dominicano Albert Pujols, con dos outs en el noveno episodio.

Roy Oswalt, abridor del sexto juego de la serie, por Houston, dijo que "lo que sucedió el año pasado ya es historia, la situación ahora es completamente diferente".

Oswalt, que enfrentará en el montículo al zurdo Mark Mulder, agregó que "ahora sólo necesitamos un triunfo, y vamos a demostrar que podemos lograrlo en el 'Busch Stadium'. Sólo necesitamos jugar bien para lograrlo".

Los Astros perdieron en San Luis los dos últimos de manera consecutiva y perdieron el derecho de asistir a la Serie Mundial.

"Fue una derrota dolorosa, pero no es el fin, todavía seguimos en la lucha", dijo el tercera base de los Astros, Morgan Ensberg.

En el equipo de Houston aún se percibe cierto optimismo, pero debido a la manera en que perdieron el quinto partido, los Cardenales podrían tener la ventaja mental, debido a que sacaron un valioso triunfo y porque jugarán como locales.

Phil Garner, piloto de Houston, quiso trabajar el aspecto psicológico del partido y obligó a su equipo a no olvidarse completamente del béisbol, el martes, para regresar a los entrenamientos con mejor ánimo y con otra mentalidad, el miércoles.

Garner deberá hacer una revisión de lo que le ha funcionado bien al equipo hasta el momento.

Houston sigue manteniendo un buen cuadro de lanzadores, si se toma en cuenta que los siete relevos que han trabajado en la serie, se han combinado para un total de 13 episodios en los primeros cinco juegos.

De los siete lanzadores, seis no han permitido carrera, pero el único al que los Cardenales le han anotado es al cerrador Brad Lidge, que era la mejor baza que presentaban para asegurar los marcadores.

"No hice bien las cosas después de haber sacado los dos primeros outs del episodio y los errores mentales permitieron que los Cardenales pudiesen seguir con vida", admitió Lidge. "Ahora hay que pensar en el sexto partido y si tengo que salir al montículo volver a hacer bien mi trabajo".

Para perder la serie, los Astros deberán ser superados en los próximos dos partidos consecutivos, teniendo como abridores a Oswalt y al legendario Roger Clemens, lo que ha sucedido dos veces en las pasadas dos temporadas.

La más reciente fue cuando, en agosto, Pettitte perdió ante los Cachorros de Chicago; y Oswalt y Clemens ante los Cerveceros de Milwaukee.

Al respecto el jardinero Lance Berkman dijo que "el equipo confía plenamente en la capacidad de nuestros abridores, y sabemos que difícilmente perderemos tres partidos consecutivos".

Agregó que "estamos listos para jugar el sexto y salir de San Luis con una victoria y con el pase a la Serie Mundial".

El equipo que salga ganador de esta serie deberá enfrentar a los Medias Blancas de Chicago, a partir del sábado, en la final de las Grandes Ligas.EFE