Los atracos en las carreteras a los viajeros que llegan al país por diferentes terminales aéreas en RD

Por Carlos Luis Baron domingo 24 de junio, 2012

La República Dominicana, no escapa a la gran ola de delincuencia que se ha desatado en gran parte de los países del continente americano, fruto de la desigualdad galopante que existe entre ricos y pobres.

Mientras los ricos no se conforman con sus grandes fortunas, muchas de ellas obtenidas mediante el fraude con la evasión fiscal, el tráfico de influencia, los contrabandos, lavado de dinero, entre otras de las artimañas, que han utilizado para lograr amasar tanto dinero, hay una gran mayoría del pueblo dominicano, que hoy día ha caído en la indigencia, pese a los grandes esfuerzos que ha desplegado el gobierno que preside el doctor Leonel Fernández Reyna, para al menos mitigarle el hambre, colaborar con el pago de la energía eléctrica, del gas, de parte de los alimentos que ingieren, todo esto a través de los planes sociales del gobierno central.

Esta es una de las principales razones, además del crecimiento sin control de la población, la falta de educación y la pérdida de valores en la familia. Este conjunto de debilidades es lo que ha contribuido al clima de inseguridad delincuencial que existe hoy día en el país y que ahora está tocando la parte más neurálgica para la estabilidad de nuestra economía, con algunos casos de asaltos a mano armada, que bandas organizadas le han hecho a algunos turistas y ciudadanos dominicanos que han llegado al país por las diferentes terminales aeroportuarias del país, durante el trayecto por las carreteras o al llegar a su lugar de destino.

De manera responsable hemos denunciado de que por la características de algunos casos específicos de cómo han actuado estos delincuentes, han recibido el apoyo o la información de personal que trabajan en los aeropuertos, aunque esto no ha sido en la generalidad de los casos, porque los delincuentes, no estudian en las escuelas, las universidades, no trabajan absolutamente en nada, solo en estudiar y dar seguimiento a sus presas para sorprenderlas y realizar sus fechorías.

Recientemente dos Embajadas importantes acreditadas en el país han dado su voz de alerta a los ciudadanos de sus respectivos países, para que tengan cuidado cuando decidan viajar a la República Dominicana, por la ola de atracos que se están realizando en el país, pero igual advertencia deberían de hacer nuestros Embajadores acreditados en esos dos países a nuestros compatriotas, pues al parecer a los honorables Embajadores se les olvida que también en sus países existe la delincuencia, el crimen organizado y en una mayor proporción que en la República Dominicana.

La Jefatura de la Policía Nacional presidida por el Mayor General José Armando Polanco Gómez, conjuntamente con todos los oficiales superiores que manejan la inteligencia delictiva, la inteligencia criminal y las direcciones regionales, han asestado grandes golpes a estas bandas delincuenciales, cayendo abatido a tiros algunos de estos, por enfrentar sin piedad y como si se tratase de una guerra de vida o muerte a los agentes policiales que le persiguen para apresarles y someterlos a la justicia, para someterlos a la justicia y luego de ser condenados, pulgen sus penas por los hechos cometidos.

Estas bandas dentro de las cuales vemos a diario a la propia Jefatura de la Policía Nacional anunciando que hasta oficiales y alistados han sido cancelados y sometidos a la justicia por dirigir bandas delincuenciales, están mejor montadas y preparadas hasta con chalecos antibalas, luces centellas, altoparlantes, radios portátiles con la frecuencia policial para evadir la persecución y grandes cantidades de dinero fruto de los atracos que realizan, lo que les permite el reclutamiento de más personal, por eso cuando se desmantela una banda de alto peligro, surgen tres nuevas, las cuales son en muchos casos dirigidas desde las cárceles del país, por los que están en prisión cumpliendo condenas.

Cuando una banda de estas asalta a un viajero que retorna al país en las carreteras, o al llegar a su vivienda como han ocurrido los casos, porque debo destacar que en ninguno de los nueve aeropuertos internacionales del país, se ha producido un solo asalto. Hay víctimas a las cuales le han llevado 20 mil Euros, 10 mil dólares, pasaportes, computadoras portátiles, prendas valiosas de oro y muchos otros artículos de valor, que si lo multiplicamos a la tasa oficial estamos hablando de muchos millones de pesos.

Estos recursos son los que utilizan para comprar yipetas de lujo, motores preparados de alta velocidad, para el seguimiento de las futuras víctimas y de esta manera simular que son simples ciudadanos cuando lo que son es uno vulgares delincuentes, dispuesto a matar como lo han hecho sin importar las consecuencias, pues entiende que con la debilidad de nuestra justicia, al cabo de unos días y como mucho unos meses estarán nuevamente en las calle, no rezando, si no asaltando y matando gente. ¨Cuanta falta hace un Trujillo moderno en el país¨

Y lo peor de todo que la población dominicana desconoce es que los Jueces que conocen estos casos de delincuentes que atracan ó asaltan, a los cuales se les ocupa armas de fuego de diferentes calibres, las cuales portan de manera ilegal, son liberados con una simple fianza de 3 mil pesos, o sea que vamos Pa Tras, la ley 36 de porte y tenencia de Armas de Fuego, antes no aceptaba fianza, si no prisión de 6 a dos años de cárcel a quien se le ocupara un arma ilegal, ahora entran por una puerta y salen por otra con solo pagar 3 mil pesitos, eso debe ser revisado por la comisión que estudia la modificación del código procesal penal, para que sea penalizado con prisión nuevamente el porte de armas ilegales, pero además la extorsión, los buscones, para poder tener un mejor país que es el deseo de todo buen dominicano (a).