Los cien millones del Defensor del Pueblo serán suficientes si y solo si, se invierten con la formula 80-20

Por Carlos Luis Baron domingo 16 de diciembre, 2012

El Poder Ejecutivo ha consignado en el proyecto de presupuesto y ley de gastos públicos una partida para el Defensor del Pueblo de cien millones de pesos.

Esto ha hecho que muchos comentaristas hayan visto esta acción como una aberración o siendo más benévolo, como un desliz del representante del Poder Ejecutivo, que ha hecho consignar en el presupuesto una partida a una institución que de hecho no ha sido constituida.

Pienso, que los que así piensan y expresan, no están apreciando el asunto en su justa dimensión. ¨ ¿Por qué pienso esto? Le explico después de una breve explicación de lo que es el Defensor y su importancia.

Para concretizar la explicación al ámbito local le señalo que aquí se empezó a hablar institucionalmente del Defensor a partir del año dos mil uno (2001), cuando el congreso hizo aprobar la ley No. 19-01 de fecha 1ro de febrero de 2001.

Con esa ley, aparece el Defensor del Pueblo en la Legislación Dominicana. La gran mayoría de los dominicanos que hace opinión pública la aplaudió; porque se le daba al pueblo la oportunidad de tener un protector contra los posibles abusos que cometiera El Ejecutivo y el Gobierno asi como los prestadores de servicios públicos en sentido general, en contra de los ciudadanos.

Se veía que esta figura podría hacer investigaciones oficiales a nombre del Estado de forma independiente, sin presión, sin temor .

El pero que se le puso en esa ocasión fue; de que si bien era cierto que la figura pintaba muy buena, no tendría los resultados deseado por dos razones: una fue los límites que le ponía la propia ley y la otra, el hecho de que al ser una figura adjetiva (ya que su creación viene dada por una ley, no por la Constitución de la República) no garantizaba nada; pues desde que afectara intereses fuertes, se derogaba la ley y el defensor desaparecía.

A todo lo anterior y es ésta la segunda razón esgrimida, se añade el hecho de que la propia ley trajo un gran inconveniente, pues ponía en manos de las dos tercera parte de la matricula total de los miembros de ambas cámaras su designación; algo muy difícil de lograr.

A pesar de lo anterior, se hizo esfuerzo por designar la figura y se convocó a los interesados a fin de ser evaluados en dos oportunidades.

Ocho (8) años pasaron cayendo uno tras otro como fichas de dominó y… ¿el defensor? Bien Gracias…

Buenos señores, dado todo ese letargo, los legisladores se empeñaron en hacer algunos arreglos a la ley y el 23 de diciembre el 2009, se intentó aprobar una modificación que no llegó a salir del Congreso Nacional.

Hablo de la ley 367/09, con esta ley se pretendía corregir dos cosas: a) la matrícula de los legisladores para la elección del Defensor que pasó a ser según las pretensiones de esta ley, a las dos terceras partes de los legisladores presentes en la sesión en la que se haya de designar al Defensor del pueblo , sus adjuntos y suplentes y no ya, de la totalidad de la matrícula de los miembros. b) Se redujo el número de suplentes y adjuntos que antes especializaba la ley.

¿Que sucedió entonces? Bueno lo que sucedió fue que ahí mismo, el 10 de enero del año siguiente o sea, uno días después; la figura adquiría el rango constitucional, pues la recién aprobada Constitución la asumió y puso sus propias reglas, quedando de hecho derogadas ambas disposiciones en todo lo que le fuera contrario.

A principio de año, la Comisión de la Cámara de Diputados, encargada del asunto del Defensor del Pueblo, llama nuevamente a evaluar y evalúa a ciento y picos de candidatos y en consecuencia dicha comisión reduce los aspirantes a seis por cada cargo. lo que los deja en treinta candidatos, seis al cargo principal o a la titularidad y veinticuatro para los cuatro puestos de suplentes y adjuntos.

Precisando, según la convocatoria que originalmente era para seleccionar un titular y dos adjuntos; termina preseleccionando cinco: un titular, dos adjuntos y dos suplentes, por lo tanto la comisión reduce después de un arduo y entregado trabajo, la cantidad de aspirantes a solo treinta (30). Seis (06) por cargo como ya he señalado.

Un sexteto por llamarlo de alguna manera, con la intención de que el Pleno los lleve a tres por cargo (una terna) , que son las que beben remitir al Senado para su designación o elección final; uno de cada terna ha de salir designado.

Hasta el momento de escribir estas notas, ésta es la situación a nivel del Congreso Nacional de la figura del Defensor del Pueblo. Lo anterior, es una explicación del recorrido de la figura hasta nuestros días.

He de destacar que de todas las instituciones que se establecieron en la Constitución del 2010, misma que ya va a cumplir tres años; la única que queda por constituirse de hecho, pues de derecho lo esta desde que se aprobó la Carta, es la del Defensor del Pueblo.Por lo que puede y debe recibir asignaciones presupuestaria como lo han creido correctamente desde el Ejecutivo.

El Señor Presidente, con la intención expresada o no, de que las cosas marchen como ha de ser y de liberarse de la acusación de que el Poder Ejecutivo no tiene la voluntad para que se elija esta figura, ha hecho consignar una partida de CIEN MILLONES DE PESOS, en el proyecto de presupuesto y Ley de Gasto Público, para el Defensor del Pueblo, que son los mismos CIEN MILLONES que origina eL presente escrito.

¿Es mucho, o es poco, cien millones de pesos para una institución como la Defensoría del Pueblo?

Para que el Defensor haga su trabajo debidamente, tiene necesariamente que operar desde una oficina central o un principal establecimiento, inmueble que tendrá que construir o alquilar, amueblar y pagar los servicios que genere, agua, luz teléfono INTERNET entre otros.

Para operar y trasladarse el Defensor y sus adjuntos tienen que adquirir que pueden ser de marca aquella que le quitan todos los accesorios para abaratar su costo, pero vehículos necesitara, a menos que utilicen los propios de tenerlos y aun así esto genera gastos en combustibles.

Debe tener un personal mínimo para opera tanto en la capital como en el interior aunque sea a manera provincial; por lo menos un de legado por provincia.

En el orden de la formación humana o educación tiene que iniciar una campaña de concienciación y educación ciudadana, por lo que debe recurrir a la creación de una página de Internet y técnicos que mantengan su eficientización a través de las redes sociales

Es indispensable que una institución como la del defensor del Pueblo mantenga activos programas de radio y televisión.

En fin, si ajustara todo eso a un máximo de ocho millones de pesos mensuales, en diez meses habrá gastado o invertido ochenta millones que es exactamente el 80% de los fondos asignados

Lo que hemos vaticinado ya habrá ocurrido para el mes de octubre del 2013, pero le falta el pago de la nomina y los gastos de noviembre y diciembre y en este mes debe dar también el sueldo trece a sus empleados.

Deduzca usted si lo cien son una suma exorbitante como muchos han expresado o una my apretada como opinan unos cuantos entre ellos el suscrito.

La única ventaja que le veo a esa asignación es que debe desanimar a aquellos buscadores de recurso y oportunidades y le deja las puerta menos estrecha a aquellos que creen en esa institución; porque no hay dudas que para que en esa condición opere eficazmente esta institución y no convierta en una entelequia debe poner en practica la fórmula la ochenta – veinte (80/20). Ochenta por ciento de buena y decidida voluntad con el veinte por ciento de los recursos que demanda.

Hasta la próxima.