Los Heat y los Suns vivieron la cara y cruz de la moneda

Por miércoles 12 de octubre, 2005

Houston (EEUU), (EFE).- La actividad dentro de la NBA ya ha pasado de las buenas intenciones de todos los equipos con su llegada a los campos de entrenamiento con la realidad de la preparación, los partidos amistosos y las lesiones.

Dentro de esta actividad, los Heat de Miami, al margen de las declaraciones del pívot estrella Shaquille O'Neal, que lo busca más que el título de campeones, lo dijo también la pasada temporada, disputaron el primer partido amistoso y ganaron por 103-101 a los Spurs de San Antonio, actuales campeones de la NBA.

Pero si los Heat vivieron la cara de la moneda del comienzo de la pretemporada con una victoria importante tanto en el sentido deportivo como por haber tenido la buena causa de recaudar fondos para las víctimas del huracán "Katrina", a los Suns les tocó la cruz, con la grave lesión de su jugador estrella Amare Stoudemire.

Los Heat y los Spurs no brillaron con su juego en el primer partido porque todavía están en la fase de adaptación de los nuevos jugadores que han incorporado, especialmente el equipo de Miami con la llegada del alero Antoine Walker y del base Gary Payton.

El entrenador de los Heat, Stan Van Gundy, dijo que lo que había visto en el primer partido le gustó, aunque como era lógico no era más que el comienzo de un largo camino, como la competición de liga.

"Lo importante fue ver cómo los nuevos jugadores, encabezados por Antoine han comenzado a trabajar muy bien con nuestro sistema y luego dedicar su tiempo y esfuerzo a una buena causa", comentó Van Gundy. "Realmente es maravilloso poder hacer algo por la gente que lo necesita".

Los organizadores del partido confirmaron hoy que el partido había sido todo un éxito como se demostró al entregar un cheque por valor de 1,1 millones de dólares a la Cruz Roja de Estados Unidos, el grupo Hábitat para la Humanidad, el Ejército de Salvación y la organización benéfica "Feed the Poor".

Van Gundy se mostró especialmente contento por el rendimiento de Walker, que en su primer partido al lado de O'Neal consiguió 20 puntos, dos menos que la estrella de los Heat, que fue el máximo encestador con 22 y ocho rebotes.

Los Spurs no mostraron nada diferente que no tuviesen el año pasado y de nuevo el ala-pívot Tim Duncan con 16 puntos y 10 rebotes confirmó que es la figura indiscutible de los campeones de liga, y el escolta argentino Manú Ginobili estuvo también en su línea de apoyo para conseguir 13 puntos.

Mientras, la nueva adquisición de los Spurs, el alero Michael Finley, ex jugador de los Mavericks de Dallas, que prefirió al equipo tejano en lugar de a los Heat, no tuvo la brillantez que Walker.

Pero el centro de la actualidad de la NBA está en Phoenix, donde los doctores descubrieron lo peor en la rodilla izquierda de Stoudemire después de realizarle una artroscopia.

Los especialistas confirmaron que Stoudemire, de 22 años, sufre una microfractura en la rodilla y el responsable médico del equipo, Thomas Carter, se la reparó durante el mismo proceso quirúrgico que al comienzo sólo era de diagnosis.

La intervención quirúrgica fue considerada todo un éxito, pero Stoudemire no podrá jugar al menos por cuatro meses, lo que significa que se va a perder toda la primera vuelta de la competición de liga.

A pesar de la adversidad de la lesión, el agente de Stoudemire, Rodney Rice, declaró al periódico local "Arizona Republic", que había sido mejor descubrirle ahora la lesión que más tarde.

"Fue mejor hacerlo ahora en vez de permitir a la lesión que empeorase", valoró Rice. "Era el momento para someterse a la operación de artroscopia y Amare nunca tuvo duda en dar su aceptación".

Stoudemire, que cumplirá 23 años el próximo mes, había recibido la pasada semana la renovación del que viene, firmó un contrato por cinco años y 73 millones de dólares la semana pasada, el máximo salario que podría recibir de acuerdo al nuevo convenio colectivo que rige las relaciones laborales dentro de la NBA.

Por su parte, los Suns, en un comunicado oficial, informaron de que el doctor Carter reparó un pequeño daño que mostraba la articulación en el interior de la rodilla izquierda.

"La operación salió bien y más allá de la pequeña fractura, la rodilla de Amare está estructuralmente saludable", dijo Carter en el comunicado.

El máximo responsable médico de los Suns admitió que no se esperaba encontrar tanto daño en la rodilla, pero a la vez que la juventud de Stoudemire y la gran fuerza física que posee le iba a permitir recuperarse por completo y sin que le quedase ningún tipo de secuela.

Antes de someterse a la operación, Stoudemire, que desde hacia varios meses ya sentía en dolor en la rodilla, visitó a tres especialistas para que le diesen su opinión.

La baja de Stoudemire, considerado el jugador estrella del equipo, impedirá que los Suns puedan conseguir de nuevo esta temporada 62 triunfos como lo hicieron en la pasada liga.

Su pérdida dejará a los Suns con un equipo completamente distinto durante gran parte de la temporada regular. Los únicos titulares del año pasado que volverán a estar en la formación inicial serán el base canadiense Steve Nash, que fue el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) y el alero Shawn Marion. EFE